jump to navigation

MONTHLY 2×1 JULIO y AGOSTO | 2016 1 septiembre, 2016

Posted by jmorsa in Monthlies.
Tags: , , ,
add a comment

No sé si alguien de los aquí presentes ha echado en falta el monthly de julio, pero si es así, nadie lo ha manifestado en los comentarios. Por ello y sin que sirva de ejemplo o de excusa, debo daros una explicación y la respuesta es más sencilla de lo que parece: lejos de ser un dejado “incumplepromesas”, la culpa la tiene “el verano”.

Sí, sí, el verano, es que no sé si les pasa a ustedes mis pequeños pupilos, pero para mí lejos de ser una “mágica” estación del año, es una “traidora” estación en el que me lleno la boca con “voy a hacer tal” porque llevo todo un año deseando que llegue y poderte dedicar a lo que te apetezca sin que el trabajo o mis obligaciones me lo impidan pero termino por no hacer nada, por no hablar de que para muchos como yo, el verano significa “campamentos”, y eso, lejos de creer que va por la línea de “genial, ya tengo donde dejar a mis hijos”, es una de “genial, por qué no coges este campamento y te llenas un poco el bolsillo de dinero para cuándo no haya esa oportunidad durante el año”. Y así pasa, que tengo amigas como Sandra que hilan trabajo de septiembre a septiembre con más vacaciones que si acaso un puente anecdótico, por el “ahorrar para cuando no haya” y lo que no hay son vacaciones, ni descanso (¿es verdad o no es mentira?).

Por ello y aunque desde hace tiempo suelo renunciar a este tipo de trabajos que me encantan pero también te agotan a la par, cuando veo que tengo trabajo durante todo el año (como éste, a pesar de que sea como autónomo), este año he seguido la tradición (de mi juventud) y continuado como sabéis con el campamento de Norte Joven.

No es un campamento como tal, tan solo es una prolongación del programa anual para conocer a los chavales en un contexto de oci, por lo que sin detenerme mucho en dar explicaciones y enlazando con este curro, empezaré con lo que fue mi julio y mi agosto, en este particular monthly 2×1, jaja.

Por lo que… ¡empecemos!

JULIO 2016

De la misma forma que junio había terminado con un subidón a ver la nota de la primera parte de las oposiciones, viendo entre otras cosas que era más posible de lo que creía, como si mi vida fuera una montaña rusa (creo que este simil ha sido usado en el blog en alguna que otra entrada), en julio me tocaba bajar del cielo y enfrentarme nuevamente al casi apruebo, un 4’5 de media que tras reclamar, se quedó tal cual, con un “no te preocupes, con esa nota puedes hacer alguna interinidad” del jurado más un “si lo hiciste muy bien, pero a veces tenemos unos criterios de evaluación muy rígidos que no te podemos decir ni saltárnoslos como hacen otros tribunales”.

Un nuevo 4,5 me hacía estar a las puertas del aprobado y pensar que esto era una carrera de fondo para la que quizá no había entrenado lo suficiente, o quizá porque la disciplina en la que competía no estaba hecha para mí, por lo que lejos de enbajonarme como ya lo hice en aquel 2009 donde me dedicaba exclusivamente al tema en cuestión, con eso y un bizcocho, seguí con la filosofía de “pa’lante con la vida” y terminé los días que me quedaban de campamento en Norte Joven como si no hubiera pasado nada, entre otras porque tampoco les había dicho ni que me presentaba.

Así que dentro de lo malo, genial; estrujando mi pequeño cerebro y el de mis compañeras conseguimos un campamento mediocre en el que los niños hicieron de todo: maceteros con disquetes, volcanes de chocolates, una batalla naval en pleno parque de la mina de Vallecas, ir al parque de atracciones, piscina (ellos, porque los días de piscina a mí no me tocaba ir)… vamos la ostia para los chavales y la muerte para los educadores a final de julio.

Sin embargo y pese a lo cansado que me pudiera sentir el último día, el alivio de haber estado 6 meses como psicopedagogo en el centro me alegra, por lo que era hora de celebrarlo con un viaje épico con Segundo a nada menos que el gigante asiático. Sin mucho esperar para este preciado regalo, y porque segundo tenía sólo dos semanas de vacaciones, la misma madrugada me fui a lo que he llamado en otras entradas; Pekin express 2016, o como prefiero recordarlo; una auténtica pasada.

2

Muralla china, ciudad prohibida, perros, palacio de verano, tallarines everywhere, templo del cielo, pirulas automovilísticas, problemas con la tarjeta, camas de agua o “for lovers” como decía Segundo, rascacielos impresionantes y mucho más donde más que detenerme os invito a leerlos por vosotros mismos en sus entradas correspondientes (Tampoco os hago desplazaros mucho, tan sólo un par de entradas más atrás de esta).

Y con esto llegamos a agosto (¿veis que pronto?)

AGOSTO 2016

Agosto pese al no hacer grandes cosas como viajar al otro lado del mundo, o estar de campamento que hacían correr los días más que Usain Bolt, pasó igual de rápido. Y es que además de continuar con el tema doctorado gracias a obligarme a ir a la biblioteca de Rivas con Isa algún que otro día, también hubo tiempo para:

Planificar en Uveni la nueva entrada de curso.

Donde con Jose y Maciek establecimos vías y canales para volver con los coles y dejamos en “stand bye” el tema de padres y “en desconocido” el tema de Latinoamérica (al menos para mí, porque ni idea de lo que están pensando respecto a ello), por lo que tocaba echarle unas horas previas antes del comienzo de curso y alguna que otra reunión por hangouts.

– Decir adiós a la radio.

Como lo oís. Pese a lo bien que estuve el curso pasado, y que este año sería mejor porque tendría una hora más y en inglés (todo un reto), este año significaba menos dinero porque me pagarían menos de la mitad y más responsabilidades, por lo que ese a que quien lo lleva es buena gente, viendo que la radio me quitaba horas de Uveni, que sin ella puedo recuperar y más dinero que pagar a autónomos, dije que no pese a sus intentos de negociación porque estaba renunciando a más de doce euros de diferencia con el año pasado para como digo una hora más y encima en inglés.

– Rencuentros.

Sí, no estoy hablando con los habituales encuentros con Vane que hago cada mes o mes y medio, me refiero a con gente que hacía años o muchos años que no veía. Como con Rocío, quien si has leído los primeros txt del 2003 de este blog, sabes de quien te digo. Una amiga de mi adolescencia que sin comerlo ni beberlo me dijo “¿te apetece quedar?” a lo que contesté “¿por qué no?” y quedamos tras mínimo 9 años (o incluso más porque hablo de vernos intermintetemente) sin vernos como quien dice, fundiéndonos en nuestro tradicional abrazo como si no hubiera pasado el tiempo contándonos pelos y señales de qué habíamos hecho con nuestra vida, y dónde estábamos en ese momento. Y con Carmen (los acérrimos de los 140 caracteres la conocerá por @caordas), donde tras 3 años de si voy y no voy, por fin bajó a Madrid (es de Valladolid), para pasar el día e intentar (si, digo intentar porque parecía que teníamos el gafe de encontrar todos los sitios a los que íbamos cerrados) ver cosas como el jardín del Capricho, el castillo del Alameda o El templo de Debod.

reencuentros

Adioses.

Porque Sandra (no la que he escrito antes sino otra), volvía a dejar Madrid para irse a nada menos que Chile y dentro de éste a Punta Arenas –vamso unas 17 horas- para trabajar de lo suyo o Cris (el novio de Ruth) a Australia (¡Tiene mandanga!), por lo que ya os deleitaré próximamente con una reflexión, pero no pude más que sentirme identificado y cabrearme con un país que no fomenta más que la fuga de cerebros, jaja.

– Y otros.

Donde además de ser primo tío o como se diga (sobrino segundo) por segunda vez, porque mi prima Patricia fue mamá, fui al cine a ver la nueva de Cazafantasmas, a la verbena de San Cayetano en Lavapies con Segundo para cenar nuestro tradicional pan payés o incluso a Rascafría para bañarme con Ágata y Dani.

monthly jul y ago

En fin, esos fueron mis meses de verano, como veis y pese a China tampoco nada digno de contar, pero lo cierto es que me pasa siempre; empiezo a pensar qué cosas han hecho al mes o como en este caso meses diferentes y empiezan a salir cosas, jaja. Lo cierto es que me siento como “el buscador” de Bucay.

Por lo que sin más un abrazo y hasta el próximo post que espero que sea pronto;

¡Slit bye!