jump to navigation

¿Compensa o no ser autónomo? 10 julio, 2017

Posted by jmorsa in Epifanias Varias.
Tags: , , ,
add a comment
lucreativo-autonomo-mis-gafas-de-pasta07

Fuente de la imagen: http://www.misgafasdepasta.com

Hablando no hace mucho tiempo con el señor José Morales (COO, CTO de Uveni, empresa para la que estuve creando y asesorando en materiales educativos de orientación y acción tutorial, me lío con estas modernidades jaja), me surgió una entrada en el que a modo de resumen (sí, nos conocemos, mis resúmenes son parrafadas), pudiera contar, cosa que por lo general hay poco del tema (no sé muy bien la razón, quizá evitar que la gente se anime y toquemos a aun menos de lo que ya tocamos de por sí), sobre cómo me ha ido la vida de autónomo. Dónde incluso ahora que la tarifa plan de la que ya os hable en otro post, ha llegado a mes final (vamos, que ahora me tocará pagar 280€ al mes más IRPFs varios) ha sido una de “ya es el momento”.

El caso es que como todo, ha tenido sus cosas buenas y sus cosas malas y tras 2 años de escasas y puntuales entrevistas de trabajo pasa salir de este incialmente pensado como “un mientras”, era el momento de recapitular y decirme a mi mismo qué ha pasado y cómo la agenda anunciaba el pasado dos, decir “si esto de ser autónomos merece la pena o si por el contrario ha sido como quien dice, un sueño de verano”.

Por lo que empecemos con las cosas malas por aquello de finalmente quedarnos con un buen sabor de boca ¿no?:

1) Dinero al mes. Cuándo pagas 50 euros al mes de tarifa todo parece color de rosa, porque a nada que hagas tu mes empieza en positivo. Rara vez te vas a encontrar con un mes negativo de – 50 euros, pero esta “supuesta” tarifa plana guarda un secreto, y es que en el momento que te des de baja, cuando vuelves a darte de alta, da igual los meses que lleves, tu tarifa plana se va a la porra y empiezas a pagar 280 de golpe. En mi caso no ha ocurrido, pero son letras pequeñas que has de tener en cuenta cuando das el paso en este camino.

2) Superresponsabilidad. Ojala pudiera decirte que el trabajo de autónomo te viene sólo, que sólo has de limitarte a trabajar y ya, pero a no ser que derives servicios a asesores, como las cuentas, cosa que francamente creo que puede hacer uno a no ser que tenga grandes cantidades de encargos al mes que el ocupen todo el tiempo, además de trabajar en lo que quiera que trabajes siendo autónomo, te tocará vender tu marca personal (vamos, dejarte ver y decir estoy aquí y tengo disponibilidad total para que me expriman) y ser comercial, pero también tu propio gestor económico convirtiéndote en un as de las facturas y del equilibrio de activos y pasivos con facturas recuperando parte del iva que ya de por si pierdes en cada factura que hace una vez cada tres meses. En mi caso esta segunda parte solo ha sido realizar facturas y es que los que nos dedicamos a la formación lo tenemos fácil, no hay iva que declarar en nuestras facturas como tampoco podemos declarar el iva de lo que compramos o utilizamos en nuestro trabajo, pero a partir de noviembre tocará, así que ya os contaré qué tal en otro post.

3) Muchos jefes. Cuando te dicen que siendo autónomo o freelance como nos lo venden ahora (también lo has podido leer como emprendedor), vas a ser tu propio jefe y decidir para quién y en qué trabajas es un auténtico mito (o al menos de momento no puedo decirlo) y en lugar de eso no tengo un jefe, sino varios jefes que te dirán indirectamente que les da igual a lo que te dediques más, lo suyo es lo importante y lo quieren para ayer. Así que mi querido autónomo (o si lo estas pensando y has llegado aquí en busca de asesoramiento), aunque te sientas en el mismo armagedón, respira y sonríe porque todo termina saliendo.

4) Falta de límites. A veces tanto trabajo satura, temes que decir NO, vaya a hacerte perder una oportunidad que luego no podrás recuperar. Y eso, si no sabes administrarte bien (yo peco muchas veces de eso) pierdes tiempo y esfuerzo porque no sabes cómo y cuándo parar y terminas viniéndote como el anuncio del coche en el que se hacían la típica pregunta de; “¿Trabajas para vivir o vives para trabajar?”. Vamos que añoras eso de ir a un trabajo con un horario fijo y cuando acabas tu jornada te olvidas de todo.

5) ¡Ojo con ponerte enfermo!. No sé bien donde lo leí pero venía a decir algo así como “¿Vacunas? a mi hijo no pensarlo, lo que voy a hacer es darle de alta en autónomos” 🙂 Y es totalmente ciertoya puedes tener la gripe española, que cuando ves 39º en el termómetro lo que te viene a la cabeza no es descansar, es decirte a ti mismo “no puedo permitírmelo, un día enfermo es un día sin cobrar”.

Y ahora, aunque como siempre digo esto es una opinión personal y puedo ser la excepción que confirma la regla, las cosas buenas, ¡vamos allá! =)

1) Maduración. De la misma forma que hablaba en los contras de la superresponsabilidad, a mi ésta me ha hecho madurar y superarme a mi mismo; sientes verdaderamente la palabra autónomo en tu piel. Te administras tus horarios (siempre que tu tarea de autónomos no te exija estar presente en un sitio, cosa que yo sufro parcialmente), los recursos como nadie, cuando toca subir a Madrid, organizas la agenda para concertar todas las quedadas posibles y eres un experto en el GDT (Getting Things Done).

2)  Yo me lo guiso yo me lo como. Muy en la línea de lo anterior y aunque sé que eso está perjudicando a mi trabajo en equipo, como autónomo veo el lado positivo a que mi trabajo dependa de mi, sin más. Me explico; ¿cuántas veces no os ha pasado en un trabajo que compartís responsabilidades con alguien del que encima tienes que andar tirando?. Cómo autónomo eres tú el responsable y eso es bueno en el sentido de que no sientes que eres el que más hace y otro vive de tu morro; ¿Os suena la Ley de Pareto del 20-80? pues eso. Aunque a veces estar sólo cuesta, tu eres el responsable único de la tarea que te hayan encomendado, y si te comes los marrones al menos sabes que el error es tuyo y no porque un vago no haya hecho su parte.

3) Celebras las cosas pequeñas. ¿Habéis escuchado eso de “darse con un canto en los dientes”? pues en mi caso es lo que pienso cada vez que los contratados por cuenta ajena me preguntan con cara de pena eso de “¿qué tal te va?”, y es que quitando que no me ha quedado otra desde hace 2 años (vamos, al menos que llamara, porque las extraescolares y cosas puntuales no cuentan), bueno 3, dado que gracias a una empresa, esta mal que yo lo diga pero me dejaron acumular facturas hasta final de año fiscal: a) al menos hago lo que me gusta, sigo en mi elemento; la educación, 2) elijo (por el momento) con quien quiero trabajar aunque a veces me toque apretar y aceptar barco” y 3) progreso adecuadamente, porque cuando miro atrás veo que aunque es a pasitos, nunca hubiese pensado en hacer todo o que hecho o estoy haciendo; he pasado de trabajar para empresas como intermediarias, a sin empresas, he pasado de trabajar para centros de formación al profesorado en la Comunidad de Madrid, incluso hasta fuera como en Vigo (me llaman a mi como formador fuera de mi comunidad ¿no digáis que no es un “sigue así, lo estas haciendo bien”? o el propio Ministerio de Educación =).

Ya que si no ponte a pensar que hubiese sido sino si no ¿trabajador en Burger king? ¿teleoperador? ¿Dependiente de tienda? ¿Administrativo? ¿Seguir viviendo en casa de mis padres? ¿Entre temas desesperado porque nunca me llaman de las oposiciones?…

Como veis, cuando llegó el pasado 2 de julio y en la agenda me decía a mi mismo que me lo planteara, lo tenía claro, al menos en mi opinión y circunstancias (porque sé también gente que está también en el otro lado de la balanza) ha sido un (y hasta ahora), mientras no tenga más de 4 meses negativos seguidos (cuatro porque al ser formador y hacer cosas educativas, 3 son los meses de parón, aunque estos años por ejemplo solo han sido agosto de momento), solo puedo decir que COMPENSA: Han sido 2 años de muchas emociones, arribas y abajos como en una montaña rusa, miedos y aciertos, agobios y risas por lo que sin más con ganas de leer el próximo capítulo (y como no, compartirlo, jeje). como dice Disney; “Siempre adelante”. 

Así que y sin más; Aulaempresa Formación, Educa en el aire, Uveni, Andalucía compromiso Digital, Mainford, Niuco, Fundación Telefónica, Scolartic, CTIF oeste, este, CRIF, CFR de Vigo, INTEF… sencillamente GRACIAS POR VUESTRA CONFIANZA EN MI =)

Pd.-> Dedico este post a la persona que me abrió los ojos a este mundo y me ayudó a decir “why not?” cuando me tiré a esta piscina; Nieves Solana. Te echaré las culpas si sale mal, jaja.

¡Sed felices!