jump to navigation

LISBOA 2006 2/3 15 mayo, 2007

Posted by jmorsa in Viajes.
trackback

VIERNES 16 DE DICIEMBRE

Si habéis aguantado hasta aquí, me imagino que os estaréis preguntando qué concepto tengo yo de fin de semana. Pues bien, el que todo el mundo, sólo que de Madrid a Lisboa hay unas 10 horas de tren, por lo que tendré que contar, que cogimos el tren nocturno de las 22 de la noche aproximadamente en Chamartín, ¿no? Pues eso, cogimos el tren Lisboa Madrid, y entre ronquidos de Ángel, mis espasmos nocturnos, y la supuesta comodidad de unos asientos que puedes medianamente tumbar, pero que el de atrás protesta si los echas, mal dormimos durante diez horas soñando con el fabuloso finde que nos esperaba.

SABADO 17 DE DICIEMBRE 

 (Si he etido dos días seguidos ha sido porque el vierns es demasiado corto como para ponerlo en una entrada a parte, espero que o os importe)

Amanece en suelo lusitano, son las 7 de la mañana hora española (puesto que en estas tierras es una hora menos) llegamos a una estación en plan atocha, donde varias personas nos intentan vender su hostal como el mejor. Nos metemos en la oficina de turismo y pedimos información y la 7 colinas, donde a regañadientes, nos la venden, puesto que por la que ganan una tajada es por la Lisboa Card (por cierto, la siete colinas se usa en todas las cosas que pongan Carris), nos dice algo así como si hemos estado más veces, pero ciertamente no sabemos que contestar y nos vamos (el portugués nunca ha sido mi fuerte, solo sé algunas cancioncitas de RBD y no la voy a decir que la quiero y no puedo vivir sin ella porque no tendría sentido en esta conversación, ¿no? ^^)

Esperamos en la parada del bus a que pase uno que nos lleve al centro de la ciudad, aparentemente en el plano, parece que hay mucha distancia, además Ángel ya está con que tenemos que llegar en cuanto antes para hacer el Cheking, por lo que nos montamos en el primero que  en su recorrido pasa por la “Plaça do Comercio”.

Lisboa se despierta, mientras vamos en el bus hablando de cosas insustanciales como si nos gusta la ciudad o cosas de ese estilo ( y eso que acabamos de llegar y no hemos visto nada) el autobús parece ir por una de las calles principales que va paralela al tajo, el sol empieza a calentar esas agüitas que luego más tarde iremos a ver más de cerquita, llegamos a la esperada plaza, el centro lo presiden una estatua ecuestre de José I un pino de 74 metros de altura a lo Puerta del Sol en Madrid, las calles que suben hacía nuestro hostal están decorados con unas luces a mi gusto únicas y nunca vistas por los suelos de Madrid.

Pasamos de hacer muchas fotos, puesto que lo primero es dejar las maletas en el hostal, así que seguimos subiendo hasta “Plaça do Rossio”esquivando marroquíes vendiendo Maria, y reconociendo lugares que ya había visto en las guías y en Internet.

Todo parece perfecto hasta que de pronto, y tras subir las escaleras entramos en crisis: ¡NADIE NOS ABRE! (Mierda, mierda, mierda, digo yo para mis adentros) ¡NOS HAN TIMADO! La puerta no se abre y hay un montón de notas en varios idiomas pegadas en plan: “”hemos estado aquí y nadie nos ha abierto, lo hemos denunciado a la policía” ¿QUÉ HACEMOS? Ángel con mucha paciencia habla de ir a la embajada y llamar desde allí a la poli, pero en el momento que salimos para pedir el teléfono, aparece un chico cuarentón esmirriado, y en chándal, que con la boca llena de bollo, grita; Sorry, Sorry! (¿un inglés en Lisboa?) Pues parece ser el dueño del hostal, se ha dormido, y por eso no estaba en el hostal, aún así es que nosotros nos hemos adelantado bastantea nuestra hora de cheking (justo la hora de diferencia entre España y Portugal) ¡SON LAS 6:30 DE LA MANÑANA!

Ya más sosegado y cabizbajo entro en nuestra habitación para dejar las cosas, mientras Ángel parlotea en Ingles acerca del modo de pago durante media hora. La habitación es una chulada; tiene tres paredes pintadas de blanco con lunares de diferentes colores, y la pared que queda, una miniducha pintada todo de verde césped, es súper bonita, salvo por un mueble ostentoso pintado de rosa que no pega ni con cola con lo demás, la cama es otra de las pasadas del cuarto es en plan tatami  y bien iluminada, puesto que recibe los rayos de sol de la mañana por una ventana cuyas cortinas están echas tiras (¿qué es esto, una habitación de un sex-shop?)

Dejamos las cosas (no todas por si es alguna estratagema del tío para robarnos) y con las llaves de la habitación y del piso nos vamos a la carga ¡LISBOA PREPARATE!

Nuestra primera parada fue un mirados llamado “Elevador de Santa Justa”(sale gratis con la 7 colinas) , es una torre fálica de 52 metros de alto en pleno casco  histórico donde pudimos ver su terraza emblemática patrocinada por cocacola (muy cultural, si señor ^^) y las plazas y edificios de alrededor, como “el Castillo de San Jorge”, Ruinas de lo que queda de la ciudad antigua, y plazas importantes en la que estaba situado nuestro hostal.

Después de entablar conversación un poquitin con el “botones” por llamarlo así, muy simpático él, y sobre todos los idiomas que pilota, seguimos con la ruta con el fin de ver Lisboa como quien se coge el tren y va a ver Toledo o Ávila en un día.

Una vez bajados de este mirador, y sin mucho interés por los museos de la ciudad, pasamos directamente a la “casa dos bicos”, una replica exacta de la casa de los picos que hay en Segovia pero a la lisboeta, es decir, con orgullo de ser uno de los pocos edificios que siguieron en pie tras el incendio en “Chiado” en 1988. Según mi guía, actualmente es la sede impenetrable (esto lo añado yo) de la Comisión Nacional para las Conmemoraciones de los Descubrimientos.

Después de acabar con la supuesta “visita” al exterior del edificio pasamos nuevamente por la “Plaça do Comercio”, “La Catedral de Santa María Sé” (en la que no pagamos para ver su mierda claustro) “la Asamblea de la Republica” (donde los guardias no dejaban de desfilar para evitar mis fotos), montamos en uno de los tranvías (el número 28, gratis con la 7 colinas, que te lleva por la zona más antigua en plan turístico y sin pagar la pasta del típico bus descapotable de las grandes ciudades).

Llego la una de la tarde allí, por lo que había que comer urgentemente, puesto que según había leído Ángel en no se donde, a partir de las dos cerraban las cocinas; así que sin más, pasamos de buscar restaurantes de bacalao y nos fuimos al Mc Donal, dónde un mc menú gigante nos costo 4 euros a cada uno (tened en cuenta que en Madrid esas cosas cuestan 6 o 7 euros), una Fanta Naranja, que jamás la había visto tan definida, era de un color naranja impresionante.

Pasados diez minutos de mi nerviosismo y de la pachorra de Ángel, proseguimos nuestra marcha visitando lo que nos faltaba de ver en esa zona; Castillo de San Jorge (muy recomendado por la guía, solo lo vimos desde lejos cuando estábamos en el elevador) y continuamos con lo previsto cogiendo en tren que nos dejaría a orillas del tajo, en el Estuario, para así poder ver todo lo que había por la zona.

En la zona A solo hay tres cosas que merezcan la pena de ver, y no me refiero a las fragatas que hay navegando por todo el río (que dan ganas de probar y sumergirse en esa aventura no disponible para el turista) sino a la Torre de Belén, Monumento de los Descubridores y el Monasterio de los Jerónimos.

Creo que sin duda este conjunto de edificios representa un ejemplo claro del arte Manuelino tan característico del portugués clásico. Para aquellos que se hayan quedado como con la expresión “¿qué es lo que me está contando?”, no es que yo lo supiera mucho antes de ir a Lisboa, si no que mi guía, (que es la mejor)te informa de ello y son de esas cosas que no se te olvidan. En fin a lo que iba, para aquellos que tengan la ya mencionada expresión y si se las quieren dar de listos el día que visiten Lisboa con quien vayan, que sepan que el arte manuelino consiste en la decoración de las fachadas con motivos marineros como sogas, anclas, peces, crustáceos etc. (ver fotos).                                                  

Los monumentos de los que he hablado consisten en una torre de batalla en medio del tajo al que ahora se puede acceder a pie (Torre de Belén), una nave con 21 muñequitos de piedra en forma de espada clavada en roca (tipo Escalibur) y con Juan Sebastián el Cano a la cabeza (Monumento a los descubridores), y un monasterio del arte que ya hemos mencionado, el cual no vimos pero según otras fuentes, su claustro es bestial.

Después de deprimirnos al no poder degustar otra de las cosas típicas de Lisboa como son los “Pasteis de Belen”, por ser sábado ya por la tarde, cogimos de nuevo el tren y nos fuimos a la zona nueva de Lisboa (en la estación de Oriente) hecha por Calatrava, desde donde vimos los famosos puentes del 25 de abril y de Vasco de Gama, que comunicaban las dos orillas del Tajo.

En esta Ciudad Nueva como yo la llamo, había un funicular que nos salía gratis con la 7 colinas, por lo que nos subimos en una de las cabinas admitiendo como pasajera una tía plasta (Amelia) que no dejó de darnos la barrila todo el viaje de ida y de vuelta, hablándonos de su exmarido, de lo que había visto de Lisboa, que si patatín, y patatán, resultando ser la gerente de un hotel en Sitges (nos debió ver cara de gays, se ve) y nos cogió los datos para escribirnos (aún la estoy esperando).

Una vez anochecido el día, nos fuimos de nuevo al barrio del centro, por donde la plaza del Comercio, a ver nuestro arbolito dichoso, algo tenia que ser aquello, y en efecto, era como es en Madrid el Cortilandia, un árbol que cantaba y contaba cuentos (en portugués obvio) con el que nos hicimos un book de fotos, ya que me encantó.

Para finalizar bien la noche y antes de subir al hostal, nos metimos a cenar en un sitio que hacían bocadillos a lo PANS, pidiéndonos unos de atún con mayonesa, que estaban a pedir de boca, por lo que después de dos de esos bocadillos nos subimos a la habitación, y nos pusimos a mimir (y solo a mimir, ¿eh?) puesto que al día siguiente nos esperaba el madrugón del siglo para ver Sintra “in the morning”.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: