jump to navigation

LEYENDAS URBANAS: LA HIJA DEL DOCTOR VELASCO 31 marzo, 2011

Posted by jmorsa in Entretenimiento.
trackback
Velasco con su hija muerta. Crónica, 7 julio 1935

Siempre he odio hablar de las llamadas leyendas urbanas; relatos pertenecientes al folclore contemporáneo que, pese a contener elementos sobrenaturales o inverosímiles, se presentan como crónica de hechos reales sucedidos en la actualidad -wikipedia dixit-.

Que si Josh Saviano, actor que apareció en la serie “Aquellos maravillosos años”, era en realidad el cantante Marilyn Manson, que si personas célebres muertas como Diana de Gales o Elvis Presley realmente siguen vivas, el perro de Ricky Martin, la supuesta criogenización de Walt Disney, la chica de la curva… e incluso ahora que me muevo en el mundo de los museos veo que cada uno, tiene también sus propias leyendas urbanas como la Ataulfo; un sacerdote que murió torturado durante la guerra civil que mora en el Museo Reina Sofía (Madrid) o el sonido de una especie de gemidos y susurros acompañados por los de una máquina de escribir en  Museo de Arte Hispanoamericano (Buenos Aires).

Y es que el mío, o por lo menos mío hasta el 10 de junio -fecha en la que me despiden quien sabe si por siempre jamás- tiene su particular historia, que no es de fantasmas, pero casi, de la que en mis ratos libres he ido indagando poco a poco y hoy os deleito con lo encontrado que como bien pone en el titulo de mi post, trata sobre “La hija del Doctor Velasco” -el creador del museo en sí- que para quien quiera saber más detalles de esta -o incluso mejor redactada- la podéis encontrar en “La llave y otras Narraciones” de Ramón J. Sender, así como en un articulo cientifico que posteriormente citaré.

Dice la leyenda que la única hija del doctor G. Velasco, a la edad de 15 años enfermó de tuberculosis, donde los médicos poco pudieron hacer para curarla, muriendo al poco.

Dicen que tanta fue la tristeza de su padre y la impotencia por no haber podido salvar su vida que pide y obtiene un permiso en base a su prestigio como científico, para embalsamar a su hija y retener su cadáver en su domicilio, ayudado por su discípulo el doctor Muñoz, al parecer, prometido de la joven difunta.

A las pocas semanas del fallecimiento, comienza a correrse por Madrid la noticia que el Doctor Velasco y su ayudante sientan a su mesa el cadáver de su hija, como si de un vivo se tratara, hablando con ella. Algunos llegan a decir que han vestido a la difunta de novia, o que la cambian de ropa varias veces.

Los rumores van corriendo y creciendo cada vez más, afirmando algunos que al atardecer el Doctor Velasco saca a pasear a su hija en el coche de caballos y que la sienta enfrente de él, al lado de la ventanilla, apoderándose el temor en los madrileños, que no se atreven a pasar por delante de la casa del doctor o por sus cercanías.

Nadie confirma o desmiente los rumores, el pánico esta latente y así se mantiene durante muchos años hasta que de vez en cuanto vuelve la historia a la luz –en el libro que os he citado antes-, cuando se reescribe esta leyenda madrileña.

Ahora bien, ¿Qué hay de verdad y mentira en esta historia?

Basándome en un artículo La momia de la hija del doctor Velasco (E. Dorado, C. Magaña, A. Minalla, A. Santiago, J.I. de Miguel y M. González, 2010) de la Revista de la Escuela de Medicina Legal de la UCM, parece ser que existe un certificado médico expedido por don Mariano Benavente -el padre del famoso dramaturgo Jacinto Benavente-, que atendió a la hija en los últimos días de su vida, donde se especificaba que su enfermedad eran las tifoideas y no la tuberculosis como siempre se había dicho, por no decir que en el relato de Sender la llaman Gertrudis cuando en verdad es Conchita.

Esquela mortuoria. Diario Oficial de Avisos de Madrid, 14 mayo 1864

Al parecer, al impulsivo Doctor Velasco no le gustó este diagnóstico y un azaroso día -nos dice el Dr. Peralta- no pudo reprimirse pudiendo más su impaciencia que la confianza y amistad con Benavente -al que llamaba “médico del agua” debido a sus tratamientos- y ni corto ni perezoso, hizo beber a su hija un vomitivo o purgante con el fin de que se restableciera cuanto antes provocándole a la pobre Conchita una hemorragia aguda acabó con su vida, empezando aquí la leyenda negra que os he relatado antes el 14 mayo de 1864.

El Doctor Velasco, que cuando diseñó su Museo, tenía previsto hacer en el centro del salón de honor un monumento en donde descansarían los restos suyos, de su mujer y de su hija -de hecho, hoy se puede ver en el Museo Antropológico la lápida funeraria que él mismo diseñó y redactó entre la salida del museo a la calle Alfonso XII, 69 y la sala de exposiciones temporales y que fue el origen de saber si los huesos no de la hija sino del propio doctor descansaban en el museo lo que me ha llevado al presente descubrimiento-con un complejo de culpabilidad que le pesaba como una losa pedía a gritos al Doctor Benavente que le matase a él por ser el asesino de su propia hija, no podía soportar que su adorada hija sufriera la descomposición de su muerte y él mismo procedió a embalsamarla con ayuda no de Muñoz –supuesto novio de la chica-, sino Teodoro Núñez Sedeño, catedrático auxiliar de Técnica Anatómica.

Pero, entonces… ¿Dónde descansa María de la Concepción González Velasco y Pérez?

Muchos artículos relacionados con el tema –solo hay que poner “hija del Doctor Velasco” en google- la ubican en dos lugares;  o bien enterrada en el cementerio de San Isidro junto con su madre y su padre o bien en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense.

Sin embargo –aunque siempre está el beneficio de la duda- después de leer el artículo ya mencionado, y a pesar de que los análisis pudieran dar con que la momia ubicada en la universidad –por no añadir la asignatura que tiene ésta- se parece a las descripciones que se tienen de la hija del doctor, la momia de la facultad parece obedecer –en el artículo no quieren mojarse demasiado tampoco- a Carmen Tarín y Perdiguero.

¿Y vosotros? ¿Qué pensáis? ¿Cuánto de cierto hay en esto? Sea quien sea la momia que descansa en la universidad, es una historia curiosa y por supuesto forma parte de las leyendas urbanas de nuestra ciudad y sobretodo del –que es lo que más me mola-  Museo Nacional de Antropología.

Sean Felices.

¿Concepción González Velasco o Carmen Tarín? 2010
Anuncios

Comentarios»

1. Mi momia « CAMINANTE NO HAY CAMINO - 27 enero, 2013

[…] de una vez, hemos hablado de momias por este blog, más de una vez, hemos hablado de cómo es la casa en la que vivo, y más de una vez, he hablado […]

2. Mercedes González - 26 diciembre, 2013

Evidentemente, Carmen Tarín.

jmorsa - 26 diciembre, 2013

Entonces… ¿dónde está Concepción? ¿Y porque la familia del doctor Velasco no deja que comprueben si realmente esté en el cementerio de San Isidro?

3. Una duquesa para la eternidad | El Duende de la Radio - 24 noviembre, 2014

[…] Marga daba gracias de vez en cuando a la memoria de sus abuelos, que le contaban cuentos. Los niños con abuelos reciben la suerte extra de tener más padres. Si además de eso, los abuelos son de los que cuentan cuentos, más padres con premio gordo. Los primeros cuentos que recordaba Marga eran los de la abuela, que se nutrían del acervo clásico. Pero a eso de los siete u ocho años le empezaron a gustarle más las historias del abuelo, que dejaban de presentar la vida en amables colorines infantiles y se llenaban de emociones, intrigas y sufrimientos entre nieblas, sombras y hasta noches siniestras. Le gustaban especialmente los cuentos de miedo, que despiertan un morbo especial cuando se aproxima la adolescencia. El abuelo lo mismo le hablaba a Marga de un tal Ulises y Polifemo que del Conde de Montecristo, de Maese Pérez el Organista o del avaro Mister Scrooge. Sin embargo la que más la impactó, por lo cerca que quedaba el mito, fue la historia de la hija del Doctor Velasco. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: