jump to navigation

BALCANES 2011 (3/4) 25 abril, 2011

Posted by jmorsa in Share Post, Viajes.
trackback

BELGRADO

Tras una noche entera en el tren en la que  gracias a nuestro amigo serbio clarinetista, descubrimos que los asientos del tren se podían reclinar de tal modo que llegaban a hacerse horizontales, y con la puntualidad típica de los trenes serbios (es decir, unas 2 horas tarde) llegamos a la capital de este país que ha cambiado tanto de nombre, ¿cómo se llama?… ¿Yugoslavia? ¿Serbia y Montenegro? ¿sólo Serbia? ¿República Federativa de los Amigos de Putin?

Os explicaré un poco porque dice eso de Putin mi querido Segundo. Resulta que con la llegada a la estación central de tren de Belgrado, y subiendo en busca de lo que seria ubicar nuestro hostal o incluso un parquecito agradable para que pudiéramos desayunar nuestro zumo de “blueberrys” -endrinas, o borovnica para los serbios- nos encontrábamos un policía en cada esquina, y no me refiero a que sea un decir, es que edificio que veíamos edificio que era vigilado por cuatro policías, por lo que asociamos que seria a causa de los acontecimientos ocurridos en Serbia en 1999, ya que incluso algunos de los edificios que en su día eran sedes del ministerio de interior y defensa, estaban tal cual los dejaron las bombas en recuerdo de lo ocurrido -que mania tiene la gente con hacer este tipo de cosas-, no era más un servicio de vigilancia porque el mismo día que nosotros llegamos a Belgrado, Putin se reunía con Boris Tadic, el actual presidente serbio, creando un cordón policial antiatentados de 2-3 kilometros ya que cosas del centro que queríamos visitar nos tuvimos que esperar al día siguiente a causa de este acontecimiento.

Lo más recomendable al llegar a Belgrado es pasarse por la oficina de turismo, hay dos oficinas importantes, una en la Plaza de la República (con tienda y todo) y otra en en paso subterráneo en la calle Terazije. Os podrán dar un plano gratis donde vienen todos los sitios interesantes de ver y si rebuscais en http://www.minicards.com/  podréis encontrar descuentos para restaurantes, museos o descuentos para cambiar dinero sin comisión.

Dada la hora en la que llegamos a Belgrado, no era plan de entrar en el hostal directamente, ya que supusimos que era hora de dormir, por lo que mientras en Belgrado amanecía decidimos ir ha hacer una visita general a los jardines de Kalemegdan -que posteriormente reforzamos con una más exhaustiva- de su fortaleza.

Las murallas que rodean este parque están construidas en épocas distintas como protección de invasores, ahora representan un museo muy completo e a historia de Belgrado, en donde su ciudadela -de acceso gratis a no ser que quieras entrar en una de las torretas mejor conservadas- está compuesta por la Parte alta (Gornji grad), la Parte baja (Donji grad) y el parque que hemos dicho que ya en el siglo I de nuestra era se fundó un castrum romano, como el asentamiento militar de las legiones de Flavio, y más tarde y después de las destrucciones hunas y avaras, la fortificación fue reconstruida en los primeros decenios del siglo VI. -wikipedia dixit- y que en la actualidad linda con el zoo de la propia ciudad en donde se puede ver una colleccion enorme de mosaicos que intenté retratar pero que me casé a la dieciseisena fotografia, sacando los que más nos gustaban a ambos.

Como curiosidades entre las ruinas, fuera de las ruinas de las fortalezas de todas las etnias que pasaron en su día por Serbia -celtas, hunos, romanos, griegos, turcos, húngaros…- me llamó la atención no solo la vista que es impresionante ver el Danubio y el Sava confluir -aunque todo queda dicho que el Danubio no es tan azul como dice la canción- para posarse en el nuevo Belgrado -que nos quedó a medio ver-, hay cosas curiosas como una fuente japonesa como regalo de este pueblo a Serbia -aún no le veo mucha relación a estos dos países- y un asiento gigante en forma de raja de sandía donde como no podía ser menos me puse a hacer el parias.

La verdad que ver Danubio y aunque no tenga mucho que ver, me recordó al Estuario del Tajo (Lisboa), solo faltaban gaviotas y pequeñas embarcaciones flotando en el agua, pero lo cierto es que la fuerza del río deja poco lugar a este tipo de barcos, donde con suerte puedes ver alguna que otra lancha motora frecuentando los alrededores de Gran Isla de la Guerra -o Великоратноострво para los serbios- que es una isla virgen en el que los serbios presumen de tener una fauna y flora autóctona y documentada que no se da en ninguna parte más del globo.

El barrio de Kosancic (Kosancicev venac): es por decirlo así una de las zonas del casco antiguo y medieval de Belgrado, ya que a pesar de lo que dice mi padre de que Belgrado son solo edificios altos y modernos también tiene sus casitas bajas en torno a una iglesia que la hace parecer tener un pueblo dentro de la misma ciudad y donde a lo largo de dicha zona hay pequeñas curiosidades como la posada de la princesa Llubica, de la que cuentan que el dueño, cansado de llamarle diferentes nombres por denuncias de diferentes estratos de la sociedad -los nobles, la iglesia…- como “Casa Tomás”, “Los pastores” o “De la Catedral” optó por llamarlo temporalmente un signo de interrogación -“?”-, quedando como nombre del restaurante hasta el día de hoy.

Skadarlija: presumen de decir que es la parte bohemia de Belgrado, pero yo solo vi que consistia en una zona de bares guays con su terracita en la calle en el que te ponían comida de toda clase -no hacia falta que fuese exclusivamente serbia-, una de las cosas que más gracía me hizo de esta calle empredrada y con pinturas en los muros de los edificios fue una curiosa señal que ubicaba una serie de monumentos emblemáticos europeos como el Partenon de Grecia, El Louvre de Paris, hasta incluso la luna enfocado sus flechas hacía donde supuestamente están.

Catedral de San Sava: La iglesia más grande de Belgrado es un completo… fraude. Por fuera es una maravilla: blanca, reluciente, visible desde las principales avenidas de Belgrado, pero una vez entras puedes apreciar que no está terminada, la mayoría de las paredes son hormigón y el suelo es directamente cemento, y por lo visto aún quedan unos cuantos (muchos) años hasta que quede completamente terminada. De todos modos, y aunque sólo se pueda ver por fuera, es uno de los edificios más bonitos de Belgrado. Yo de esta catedral destaco también la manera de rezar que tienen los ortodoxos, al contrario que los cristianos, o lo que he visto en España hacer, allí el contacto con las representaciones es mucho más evidente, generalmente tocan una parte de la obra y se ponen a rezar para si mismos, seguido esto dejan dinero al lado a pesar de que también hay cajas para la voluntad.

Museo Tesla: Frente a la embajada de España – a la que gritaba sin parar que nos dieran un trabajo en ella- se encuentra el museo dedicado a este inventor que poca gente conoce. Seguro que el nombre de Thomas Edison les suena algo, pues Nikola Tesla era su mayor rival (y dicen que el verdadero creador de muchos de los inventos de Edison). El museo es pequeñito pero bastante llamativo, con muestras en directo del funcionamiento de algunos inventos por parte del (hipermusculado) guía. Si hay algo que se me ha quedado grabado de la visita al museo ha sido la imagen de un Nikola Tesla como inventor que busca una mayor calidad de vida de la gente (básicamente es la figura del inventor como labor social) con una visión a largo plazo en contraprestación de un Thomas Edison más volcado en hacer negocios y ganar dinero con sus inventos. La verdad que la mar de curioso y como dice Segundo, a pesar de lo pequeñajo que es, y que siempre tienes que ir detrás de un guía para no tocar donde no debes, es interesante, una pena que no supiera serbio para saber lo que decía el vídeo o las plaquitas identificativas, por no decir que me arrepiento no haber metido la mano cuando decia que probasemos el puerto electrico wireless, jej.

Otros museos de interés, y más si eres psicopedagogo o educador de algún tipo, puede ser el pedagógico, fue una de nuestras opciones, pero al final preferimos ver la universidad de Belgrado, así como otras curiosas que se quedaron en el camino -como el mausoleo de Tito al que no fuimos porque en Belgrado los transcursos entre tren y tren son a lo que Rivas el fin de semana, o peor, si eso es posible- o Novi Beograd, la zona de Belgrado en la otra orilla del río Sava, de la que vimos solo un parquecito y un centro comercial intersesantísmo (modo irónico on), pero donde hay un montón de cosas interesantes como el pueblecito de Zemun, el Palacio de Cultura de Serbia, la Torre Usce (antigua sede de las oficinas de la Liga de los Comunistas de Yugoslavia, y que fue bombardeado por la OTAN y posteriormente reconstruido), el Belgrado Arena, las nuevas avenidas de Novi Beograd… -pero hay que reconocer que pasar ese puente andando fue practicamente mortal (muy bien traido Juan, ya que este puente concentra el mayor número de suicidios de Belgrado), si le sumamos la vuelta inutil que dimos para no molestar al señor Putin y sus amigos-.

En cuanto a las comidas en Belgrado, podemos decir que comimos comida típica serbia, concretamente el sándwich serbio del McDonald’s, consistente en una combinacion de hamburguesa de toda la vida con una rodaja de calabaza rebozada, baicon y queso salteado en el pan (hummm, delicioso) mediano, dado que el tamaño mediano, es como en España el gigante. era gracioso ver a la gente con un menú big king -bueno, su equivalente en el Mc- y cosas así y nosotros; ¡ala! la más cara y más nutritiva, 1500 kilocalorias entre pecho y espalda -a mí me gustó más incluso que la Big Tasty-, más patatas y bebidas generalmente sprite -y no, no había sprite cero XD (chiste que solo pillarán los lectores compulsivos de este blog y que hayan leído entre otros los post de mi viaje a Roma)-.

Y en cuanto alojamiento decir que nos alojamos practicamente en pleno centro de Belgrado, en el Hotel Af-Terr, un hotel con conexión a internet, cocina y donde la chica que nos atendia -que se ponía super nerviosa al hablar en inglés y que por lo que vimos era, o ella o su novio fan de eurovisión y manolo escobar ya que en el salón había discos de ello- nos enseñó dos habitaciones a elegir por el mismo precio que rondaba los veintitantos euros aproximadamente; una con tres camas que quien sabe si teníamos que compartir (¿y si hubiese sido Putin?) y otra con una de matrimonio, quedándonos con la segunda que aunque la cama estaba bien, estaba algo lo que se dice mal preparada dado que las sábanas de esa cama era una de las pequeñas, que si queríamos que tapase a los dos nos llegaba a tapar sólo las piernas (vamos, las sábanas de piernas de las de toda la vida XD), por lo que teníamos que equilibrarnos para en la noche y al movernos no destapar al otro.

Finalmente y como es costumbre ya en este viaje, al segundo día de estar allí, nos cogimos el tren rubo a Sofía con el objetivo de pasar ya nuestros dos últimos días de vacaciones en ella, ya que de allí saldría nuestro avión, comprar regalos y lo típico. Para cenar y a pesar de que pasariamos por Nis con sus deliciosos bocatas de ortiga y chope, y habiendo desayunado un kevap, pillamos un menú de la hamburguesa Serbia, siendo quizá una de las peores noches del viaje, dado que entre la gente borde de los compartimentos; más el poco espacio y los cambios de temperatura del compartimento, nos hizo llegar a Sofía algo no se bien ni como llamarlo ¿destemplados?.

Anuncios

Comentarios»

1. Peka - 15 julio, 2011

Qué interesante los Balcanes! Yo también estuve recorriendo desde octubre de 2010 hasta hace una semana que volví a mi patria, Argentina. Estuve, entre otras, en Belgrado y me encantó. Creo que Los Balcanes es un tour muy interesante para hacer, y no mucha gente está al tanto de esto… Qué bueno que lo comuniques con tu blog!!! 😉

jmorsa - 16 julio, 2011

Gracias Ivana por dejarte caer por mi blog, la verdad que apenas habia escuchado hablar de esos países y descubrirlos antes de que se conviertan en destino turístico ha sido fabuloso, por tu contestación deduzco que has estado más de un año por europa de viaje, no?? de que parte de argentina eres -conocí en su día alguien de Lomas de Zamora-?? en fin muchas gracias por tu comentario y espero que tu visita no sea esporadica, un saludo; Juan


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: