jump to navigation

¡¡TENGO PIPIS!! 13 agosto, 2011

Posted by jmorsa in Epifanias Varias.
trackback

Llámalos Pipis, piojos, liendres, caránganos, ftirápteros, ectoparásitos o sencillamente parásitos capilares, es hablar de ellos te empieza a picar la cabeza a rabiar.

Desde pequeño tenía la teoría conspirativa de que cada septiembre u octubre –dependiendo del año-, terminada la –supuesta- paz de las vacaciones en familia, y volviéndonos a acostumbrar a la rutina de las corridas matinales para ir al cole, y el “mama, cinco minutos más” cuando nos despertaban, por parte de empresarios sin escrúpulos y laboratorios sin ética rollo “Johnson & Johnson” o “ZZ”, multiplicaban sus ingresos económicos sembrando piojos desde avionetas y helicópteros que desalojaban en parques y colegios -previamente han distribuido su producto antipiojos por todas las farmacias de la zona-.

Pues bien, hoy han pasado muchos años desde entonces, y nunca me he visto en la tesitura de tener piojos –ni de niño ni de joven-. Y es que a pesar de que cuando eres niño y tienes ese tipo de paranoias en la cabeza –que gracias a internet ves que no eres el único que las piensa- y mientras tus compañeros abren la boca a ritmo de “ala” o saludan compulsivamente a los aparatos aéreos anteriormente mencionados mientras tú huyes a un lugar cubierto pensando que no te alcanzarán, de mayor te preocupas menos de ese tipo de cosas porque parece que es algo más de niños –que ya no lo eres- o de limpios –que tampoco es que lo seas mucho- ¿No habéis escuchado eso de “los pipis van a la cabeza limpia”?.

Pero nada de esas opciones me ha salvado esta vez, por primera vez –y que yo recuerde-; ¡tengo pipis! –bueno, tenía ya que es difícil que haya sobrevivido alguno después de meter la cabeza en un cubo de vinagre para evitar que me pique la saliva de estos bichos en mi cuero cabelludo y ponerme hasta arriba de “ZZ” entes de irme a dormir-. Y es que a pesar de estar en agosto, desde primeros de mes –acabó ayer- llevo levantándome a las 6.30 de la mañana de lunes a viernes -para salir a las 18.00- para trabajar en un campamento con niños de Servicios Sociales –ya sabéis, niños que tienen una problemática X en su entorno familiar y demás- en donde una niña ha traído estas criaturas desesperantes, contagiando a la coordinadora y monitores.

Sin embargo, no voy a hacer un post quejándome de los p***s picores que me ha producido hablar de este tema en el coco, o de encontrarme de un cadáver en mi almohada esta mañana de una 2ª ninfa –no hablo de hadas, hablo de una de las etapas del ciclo vital de los pipis-. Este post enlaza con ese tema, para ver –o mejor dicho compartir- si ustedes opinan igual que un servidor o es que llevo muchos años sin trabajar de monitor de tiempo libre –desde el 2008- y las cosas han cambiado mucho en el “buen” hacer del monitor de tiempo libre –luego verán la relación entre esto y los piojos, lo prometo-; ¡Empecemos!

1)      ¿Auxiliar socioeducativo?. Siempre –o al menos lo que he entendido por siempre- se entiende por auxiliar a “aquella persona que está encargada de ayudar a otra”,  un auxiliar sanitario o de enfermería, ayudaría al enfermero o al médico, un auxiliar administrativo al oficial administrativo, un profesor auxiliar al profesor titular y así…pero ¿y un auxiliar socioeducativo? Yo creo que es sencillamente por la razón en la que antaño se cogía un educador social y se le contrataba como monitor de tiempo libre –y eso teniendo mucha suerte, porque también estaba el monitor socioeducativo, el sociocultural, el educador a secas…- pues ahora, y dado que si te contratan de cómo monitor de tiempo libre tienen que pagarte 1.134,64 € al mes según el Convenio Colectivo de la Intervención Social de la Comunidad de Madrid, ahora nos inventamos otro nombre y así pagamos los que nos da la gana –así estaba, contratado por 346,48 € por 12 días de  8 a 17.30-, pero en fin, de todo se aprende.

2)       ¿Dónde está el material?. Cuando uno llega de cero a un campamento espera que al menos ya sea la dueña de la empresa o la coordinadora del campamento le presente con quien va a trabajar, dónde, y bajo qué plan, no sea un todo sobre la marcha y como quien dice “a prisa y corriendo”. Mi primer día fue mortal, me dieron una lista de niños (sin algo tan sencillo como ponerme en un lado de la hoja sus alergias para evitar problemas en el comedor) y un horario en el que en la tabla se leía, la típica tabla de lunes, martes, miércoles y demás y en los días en cuestión, ponía literalmente “desayuno, juegos, juegos, comida, taller, merienda”; ¿Dónde estaba la temática del campamento? ¿y las horas de programación en las que se decidirían cómo y qué cosas hacer? Llegué y empecé a dar ideas y lo único que escuchaba era un “no tenemos ese material” –y tampoco pedía cosas imposibles, ¿eh?-.

3)      Maneras de vivir. He aquí la relación de los piojos con este tema -a lo mejor debería haberlo llamado maneras de ser-. Como os he dicho antes una de mis niñas -10 años- trajo consigo piojos al campamento, por lo que al pegárselos a la coordinadora, esta la cogió por banda y en mitad del desayuno -con todos los niños delante- la dijo que tenía piojos y que la dejara ver su cabeza. Pregunta ¿No debería haberla cogido por banda sola?, mi coordi lo justificó con la frase de que todos los niños tienen o han tenido piojos alguna vez, pero ¿no nos estamos arriesgando a crear motes como el de “piojosa” y joderla –y con perdón- para el resto de su vida –y más porque estos niños no solo se ven aquí sino también en sus coles-?.

Más ejemplos; mi compañera de trabajo -monitora, educadora y psicopedagoga como yo- ,cuando les sacaban de quicio algún que otro niño les llamaba idiotas, imbéciles, cabrones y no se cortaba un pelo en chillar a como quien dice “la primera de cambio” ¿eso es educar? ¿y más a unos niños tan acostumbrados a gritos y cosas así puede ser bueno para ellos? Yo lo que hacía era razonar con ellos el por qué les castigaba. Y eso porque no os he hablado de la comida, hacian que los niños comieran menos pan, no para que comieran de lo platos si no ¡para llevarselo a casa los monitores! O_o -en fin; “no coments”-.

4)      Evaluación. En todos –y cuando digo todos son TODOS- los campamentos en los que he estado, al final de cada jornada los monitores tenían un lugar para la reunión e informar al resto de lo que iban a hacer el día siguiente por si había algún impedimento o los dos iban a coger el mismo material, etc, así como una evaluación final por los niños, en este fue un sencillo, llega la hora de irse, adiós, para que os hagáis una idea, la única vez que he coordinado algo con ellos, ha sido el antepenúltimo y penúltimo día llegando a casa a las 21 horas.

En fin, estas son las que a priori me acurdo; tenía que haber hecho una lista para que vierais que cosas pasaron, pero quizá estaríais más dormidos que ahora -si es que habéis llegado hasta aquí-. Así que sin más, espero que no os pique mucho la cabeza mis queridos pupilos –hacia mil que no os decía nada de eso- después de tanto bicho y bueno, me comentéis que pensáis al respecto, dado que yo, como mis compañeros lo vemos desde nuestro punto de vista –siempre subjetivo por supuesto- ¿es este un buen ejemplo de campamento? ¿no debería motivarse tanto a trabajadores como a niños de igual forma logrando crear un clima de confianza entre todos para que sea algo divertido y estructurado o solamente un deja niños más?

Mi madre al leerme y escucharme me dice que monte mi propia asociación para llevar los campas como a mí me den la gana, pero me cuesta, no sé,  creo que cometería los mismos o más errores que los que hoy veo en este campamento. Pero como dije cuando hablaba de salario arriba, de todo se aprende y yo pensé que necesitaría estos 12 días para llegar a mi primer año de trabajo, pero se ve que no, aún me quedan 9 meses, así que a seguir buscando, o como dice Dori “Sigue nadando, nadando, nadando…”, no para llegar al año y quedarme en paro, sino para dar por una vez con algo de lo mío –siempre digo eso aunque no especifico bien que es lo mío; me di cuenta el otro día por twitter-; la orientación -prefiero la escolar pero abierto estoy a la laboral-, la docencia y crecer en él.

Sean felices y ¡¡nos vemos!!

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: