jump to navigation

Dime como es tu agenda y te diré como eres 15 octubre, 2011

Posted by jmorsa in Educación, Entretenimiento, Epifanias Varias.
trackback

Como ya sabéis, ha comenzado el curso –hace bastante ya, pero ha empezado-, así que como año tras año y dependiendo el año unas veces en enero y otras en septiembre-según me dé-, estreno agenda nueva.

Y es que datos, direcciones, teléfonos o notas recordatorias hacen que la elección de la agenda sea para mí una decisión casi vital cada año-ya que de memoria reconozco que se me olvidan muchas cosas- y por ello dedique un par de meses  -como os he dicho ya unas veces en enero y otras en septiembre- para elegir entre un montón de agendas la que será mi agenda para el siguiente año, o mejor dicho presente curso.

Por eso, y porque me puede el aburrimiento esta tarde de viernes, en donde paso de ver películas tipo Mayor Payne con un muy pequeño Orlando Brown, series tripitidas como NAVY, Investigación criminal en las que ya he perdido la cuenta Kate(Sasha_Alexander) es abatida por el terrorista Ari Haswari (Rudolf Martin)en la tele –no me acuséis de “spoiler” porque esta serie la repiten hasta la saciedad, ¿eh?- o Supernanny con sus pegatinas para padres ineptos o carnet de conducta por puntos, he querido retomar mi blog escrito –porque reconozco que últimamente metía mucho vlog educativo-, y contaros -basándome un poco en mi larga experiencia “agendil”-, en lo que me baso para elegir una agenda y no abandonarla a la segunda semana de enero –o septiembre XD-, para quien sabe, a lo mejor os serviros de ello para vuestras elecciones ¿no?. En fin ¡empecemos!;

1. Gástate más de 1 euro en tu agenda. Si aún te queda algo de conciencia –o al menso tienes la cabeza llena con la palabra “crisis”– cómprate una agenda que te cueste dinero, no 1 euro en un chino. Porque si no, será uno más de esos cuadernos-si os mola el rollo del material escolar- en los que tienes algún dibujo y alguna anotación, pero nunca completos, en alguna esquina de tu habitación –o casa-.  Aprovechemos nuestra conciencia -quién la tenga-.

2. Tu agenda debe adaptarse a la forma de desplazamiento.  Ya tengas el trabajo que tengas tu agenda debe ser cómoda y desplazable; si llevas mochila pues puedes permitirte una agenda grande pero si no prueba con las típicas de bolsillo –mira bien, realmente hay de todos los formatos y todas los tamaños-.

3. Tu agenda debe ser bonita y debe gustarte mucho. Parece obvio, pero a veces no nos fijamos en lo que nos compramos y luego nos da pereza sacarlo en público, por lo que busca una con la que te sientas a gusto -pero no demasiado ya que sólo te va a durar un año- y si no siempre puedes tunearla, haciéndola más tuya –a mí me gusta ponerla dibujitos y smiles- pero quizá no demasiado no se vaya a transformar en por ejemplo mi agenda 2002/03 o 2003/04 -si un psicoanalista hablara… :¬)-.


4. Debe ser una agenda. Otra cosa que parece una tontería, pero no sirven libretitas normales, debe ser una agenda, y solo una agenda, con sus meses, sus días y que solo sirva para un año –más es tontería, jaj-.

5. Agenda semanal. Si la agenda es para organizar tu vida, debe ser semanal, es decir, de un sólo vistazo debes ver tu semana completa y a ser posible –cosa que a mí por ejemplo me revienta mucho que no sean así muchas agendas- que todos los días tengan el mismo tamaño. ¿no os habéis fijado en que siempre el sábado y el domingo es más pequeño que el resto? ¿Qué quiere decir esto? ¿Qué tenemos menos cosas por hacer esos días?

6. Rellénala de forma habitual con las tareas cortas y concretas –nada de cosas como “Acabar la carrera”, mejor empieza poco a poco: “Leer tema1 y Resumir tema 1…”-, tareas que puedas completar rápido y que a ser posible –aunque a veces no sea viable- intenta que no se pasen tareas de una semana a otra o contar tu vida en verso -porque teneis que ver las agendas que os he mencionado antes; ¡vaya tela! contaba hasta cuantos pelos me salían en la barba, jaja-.


7. Utiliza post-it. Así podrás poner notitas cuando se te acabe el espacio o quieras ir recordando algo que pasara en las próximas semanas o cualquier otra cosa.

8. Tacha. Aprende a disfrutar el placer de tachar una tarea completada. Y si te da palo usa rotuladores fosforitos para subrayar encima de las tareas hechas o pon un visto -checkmark-“√” al final de cada tarea. Es muy gratificante sentir lo eficaz que has sido en tu semana o mes cuando ves todo lo que has hecho y es una buena forma de discriminar lo que aún te falta por hacer.

9. Llévala siempre con un bolígrafo a mano.  Como diría Mía “Obvio Celina” porque si no dónde vas apuntar las cosas. Yo últimamente –estos últimos años quiero decir- suelo buscar que tengan algún tipo de compartimento para guardarlo, o guardar tarjetas etc.

Y ahora seguro que os preguntáis que cuál ha sido la seleccionada este año y por qué, ¿no? Pues la elegida para esto –y no por ello cobro por spam, ¿eh?- ha sido, ¡cha-chan!:

¡¡¡La Agenda Eat!!!

Las conocí por el vips -ya sabéis ese restaurante en el que cuando sales tienes una tienda con todas la pijaditas del momento- y un día curioseando por internet Segundo me la hizo recordar. Tiene la semana a la vista, pero las casillas permanecen sin fecha por lo que es de las que se denominan “agendas perenne” –vamos que la puedes empezar cuando quieras- y un sinfín de partes; plan anual, mensual, diario, bloc de notas, agenda cultural, calendario etc. Según he leído está diseñada por el estudio 122 kcal en donde puedes encontrar una gran variedad de colores –12 según códigos pantone- que nombran con una fruta u objetos tipo; “Carrot orange” o “Lavender purple”, las fundas son de tela –“Oxford” según sus diseñadores- y se pueden lavar y cambiar -si has llegado a coleccionar varios modelos, porque respetan el tamaño año tras año-, asi como también está chulo el detalle de que en cada día de la semana puedes indicar el humor que tienes y el tiempo que hace con unos smiles –curioso aunque aún le veo poca utilidad-.

¿El precio? Depende donde la pilles, en vips os costará 36 € -cosa que no recomiendo- pero en obni, 18 más gastos de envíos –que os podéis ahorrar si vais a recogerla al japo que tiene el negocio en una dirección un tanto peculiar- pero eso os dejo descubrirlo a vosotros. ¿Qué color elegí? Pues aunque el “Banana Yellow” me moló bastante cuando las vi en vips, el Carrot orange” por ser mi color favorito también, la “Idea D. Blue” me parecía demasiado formal y la “Washabi Green” tenía miedo de que estuviera todo en japonés, elegí la “Tea Green” –que al principio no paraba de decir que me olía a té, jaj- y Segundo –copiota, pero le debo a él quizá el haber elegido esta agenda- se atrevió con la “Washabi Green”.

En fin, no sé… quizá no sea la mejor, pero a mí me ha convencido por este año 2011/12, aunque la  Agenda de Phineas y Ferb tenía muchas papeletas también –pero era por mi “yo niño”-. ¿Y vosotr@s? ¿Cuál ha sido vuestra elección? Pues ala, a comentar… Sed Felices-en todos los matices- y como siempre; ¡Hasta pronto mis queridos pupilos! ;¬)

Anuncios

Comentarios»

1. miguel. - 17 octubre, 2011

Soy un fanático de las agendas, los cuadernitos y los artículos de papelería, no puedo estar más de acuerdo con este post….gracias!!!

jmorsa - 17 octubre, 2011

Gracias?? Gracias a tí, yo también soy un forofo del material escolar y quería llevar al papel lo que pienso cuando estoy viendo agendas. Un placer y espero verte más por aquí Miguel ;¬)

2. Segundo - 23 octubre, 2011

Hola Juan,
Bueno, mi elección ya las has desvelado, el copiota se ha comprado la “Washabi Green” con la esperanza de que por dentro estuviese en japonés (ya que tú tenías una de las normales bastaba con mirar la tuya para traducir) pero como por dentro está en inglés… en fin, pero estoy muy contento con ella aunque aún le tengo que poner unas cuantas pegatinas correspondientes a los días (es que si me ponen un calendario donde la semana empieza en domingo estoy seguro de que acabaré hecho un lío) y también tengo que poner los días, pero estoy pendiente de los feriados de 2012, así que hasta que no lo sepa del tono no empezaré.
Es un reto para mí, porque nunca he completado una agenda, en la ESO algún año tuve la típica agenda escolar en la que apuntaba los deberes, y tras eso sólo he tenido un cuadernito que me regalaron con una botella de Nestea (me costó un montón quedarme con él porque mi hermana también lo quería) y otra agenda más formal que aparte de estar desfasada (era del año anterior) utilicé dos páginas como cuaderno de apuntes de alemán y otras dos de agenda para la única asignatura que tenía en la universidad. Ah, ahora que recuerdo, este año también tuve una para los meses de febrero, marzo y abril para aquellos días en los que tenía hasta 3 cursos a la vez, así que a ver cómo termina la “Washabi Green”.
Un saludito y sea usted también feliz, espero ver más comentarios por aquí sobre agendas.

jmorsa - 23 octubre, 2011

Este año espero estar yo delante para asegurarme que la llenas como es debido y si no te amenazaré con dibujarte en ella animales del estilo del gato heladero, jaja. Muchas gracias por el comentario, la verdad que pensé que ni me leías ya. Un abrazo y ¡hasta pronto!

3. Yenia - 25 enero, 2013

Yo completo agendas desde 2008, hace unos años me pasé a un formato que consiste en comprar la agenda por partes, primero encontré en una papelería especializada en organización y gestión una funda de cuero que me gusto (de las de 6 anillas), por unos 20 euros. Luego compré un recambio en beige (los había en blanco) del año en cuestión (unos 7 euros, todos los días del año, una hoja para cada uno, también calendarios, semanarios, meses con huecos para escribir, hojas de notas, etc); para acabar compré dos juegos de recambio: unas paginas transparentes con cuatro compartimentos en los que se pueden insertar tarjetas, notas, postits o lo que sea y las he esparcido por lugares estratégicos del año, y un recambio con hojas de notas (unos 3 euros también, color beige) porque suelo tomar muchas notas. A parte toneladas de postits para mi código cromático, subrayadores, etc.
La funda al ser buena dura bastante, aunque este año la cambiaré por una mejor, de unos 120 euros. Lo que hago al final del año es comprar mas juegos de recambios y sustituir los antiguos (que archivo). Un saludo =)

jmorsa - 25 enero, 2013

Buenísima aportación Yenia!!! muchísimas gracias por haber dejado ese macrocomentario. La verdad que cada año cuando termino mi agenda no sé que hacer si tirarla o guardarla, y así me paso guardo algunas agendas vete tu a saber por qué, moriña? deberías habernos adjuntado fotos, jaja. Un saludo!!

Yenia - 25 enero, 2013

jajaja Pues si, porque me gusta que las agendas queden bonitas, este año de hecho estoy llevando tres a la vez, separadas en trabajo, inversión y personal. Las archivo porque siempre hay alguien que quiere saber algo del año pasado, que pasó aquel día, etc., y así solo tengo que mirarlo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: