jump to navigation

BENELUX 2012 3/3 (Bruselas 1/1) 3 agosto, 2012

Posted by jmorsa in EVS, Viajes.
trackback

Y por fin la esperada Bruselas. Tantas noches pasando la noche y visitando lo que es esta capital de noche –que reconozco que también es chulo perderse alguna noche por ella y ver sus calles de restaurantes donde intentan embaucarte a la típica hoya de mejillones acompañada de papas con mayonesa- os aseguro que merece la misma pena o incluso más verse de día.

El caso es que ya si podemos hablar del hotel -que seguro que era algo que os estabais preguntando desde Benelux 2012 1/3-, porque compete a lo que es la ciudad de Bruselas. Nos alojamos en el Hotel Van Belle en digamos un barrio para el que conozca Madrid del estilo de Lavapies, aunque más bandarra –de hecho cuando volvimos de Luxemburgo y salimos de Bruselas Midi vimos como rompían un cristal de un coche con un mazo para robarlo-, pero fuera de eso y de que si no vas cantando con una maleta de ruedas en plan “hola soy un turista”, nadie se meterá contigo, podrás llegar al hotel desde dicha estación en unos 10 minutos –si corres porque piensan que te van a violar más-.

El Hotel en cuestión, cuesta unos 30 euros noche que tendréis que sumar el Impuesto municipal de 3 EUR por cada día que paséis. Atienden perfectamente en varios idiomas por no decir que dentro de ese precio –creo que muy bien si comparo con el resto de hoteles que vimos por la zona- viene incluido un desayuno buffet. A mi juicio debe ser barato, porque muchos profesores –ya no me preguntéis de donde- llevaban a sus niños de fin de curso a ese hotel con los que peleaba por la tortilla calentita –quizá una de las pocas cosas calientes dentro del desayuno buffet a parte del café-, además está muy comunicado tanto para ir al aeropuerto desde allí –cogiendo un tren-, como al centro –que creo que si no sois demasiado vagos os lo haréis andando-, por lo que dejemos tema hotel, y pasemos ya una vez visto esto del hotel a qué vimos o qué ver en Bruselas:

Empezando super céntrico y localizable desde cualquier punto debido a los númerosos carteles que te llevan a ella, es la Grand Place –vamos, la plaza mayor- donde ver edificios tales como el Maison du Roi -la Casa del Rey que en la actualidad es el Museo de la Ciudad- y la Maison des Ducs de Brabant o Le Pigeon -donde se alojó el novelista Víctor Hugo durante su exilio-. Como nosotros íbamos rollo Ámsterdam de no querernos para demasiado en los museos de la ciudad decidimos hacernos las fotos de rigor e ir en busca del emblema de la ciudad; el tal Manneken Pis.

Tal como leímos en los foros es un poco lo que se dice decepcionante de ver si es tu primera vez, pero si has ido al Parque Europa de Torrejón de Ardoz en donde tienes uno a escala 1:1, la verdad que lo que te decepciona es intentar encontrarlo. No os fieis de carteles ni de tiendas con el Manneken pis en la puerta, intentad seguir vuestra intuición y dependiendo de la hora a la que os hayáis levantado, si veis mil japoneses disparando sus flashes a diestro y siniestro, ahí está el Manneken Pis.

Manneken Pis viene a significar el “chaval meón”, y es una de las pocas palabras que quedan del bruselense. Hay muchas teorías sobre el origen de este emblemático lugar; unos dicen que fue un niño heroico que en alguna de las guerras mundiales se puso a mear sobre una bomba intacta que cayó en Bruselas a saber en qué fechas, otras que el rey perdió a su niño y que dijo que construiría una estatua de su hijo en donde lo encontrara y haciendo lo que estuviera haciendo en ese momento. El caso es que sea como sea la versión que más os guste –seguro que hay muchas más de estas que oímos de pasada a una guía- es la típica foto y lugar de peregrinaje –vamos, es como ir a parís y no ver la Torre Eiffel-. Pero para cosas curiosas tenéis que 1) a veces es disfrazado en homenaje a algún país o festividad –el de España es impactante, os dejo que lo busquéis en google– y 2) dónde caben dos caben tres  y tenéis a su homónimo femenino en las cercanías; la Jenneken Pis –entre barrotes y cerrado- y canino; el perro meón –no sé cómo se dirá en bruselense-.

Otra parada que hacer en Bruselas es la Catedral de Saint Michel et Gudule –no busqueís lógica a las cosas que vi, sencillamente las seleccione en un mapa y las vi al tuntún si un orden previamente establecido, tan solo marcando circulitos las cosas que quería  ver y más o menos pintando de color las zonas donde estaban-, la Basilíca del Sagrado Corazón -fácil de encontrar por su tamaño inmenso- que es la quinta iglesia más grande del mundo, donde hay un mirador del que presumen tener las mejores vistas de toda la ciudad, el Palacio Real, sede de las oficinas de la monarquía belga, ya que no funciona como residencia, puesto que la familia real vive en el Castillo de Laeken –otro que también vimos pero que no pondré en negrita porque no estaba puesto en mi visita original pero es que al ir cada tardenoche nos daba tiempo a ver cosas así-, el Palacio de Justicia –impresionante-, otro palacio gigante para el que tuvieron que derruir más de 3.000 casas para poder ubicarlo y desde el cual hay un ascensor y una pasarela donde se ve una panorámica de la ciudad muy bonita –a mi juicio-, Palacio del Cincuentenario –joder que de palacios tiene Bruselas, ¿no?-  en donde se encuentra el Museo de Historia Militar, el Museo del Cincuentenario y el Museo de Automóvil, llamado Autoworld que obviamente y por tiempo no visitamos pero si que nos hicimos la foto de rigor en un arco del triunfo que tienen a la entrada del parque yendo un poco más allá por la calle que da el arco, en busca de otra de las cosas típicas que suelo hacer en mis viajes que es hacerme una foto junto al Instituto Cervantes –en el que espero trabajar algún día en él-. Es curioso porque de las tres capitales la única que tenía este centro era Bruselas, y como cosa curiosa fue que estaba en el edificio de la Embajada de España, bastante pequeñita y mal ubicada si la comparamos con la de Cataluña -¿pero no iban a quitar todas las embajadas catalanas por aquello de que eran un gasto innecesario para el país?-.

Uno de los sitios que quisimos ir pero debido a tiempo y a que debe tratarse de un museo enorme es elCentre Belge de la Bande Dessinée –vamos el museo del cómic de toda la vida- y ver aún más cosas de Tintín, porque si algo ves en las tiendas son cosas del Manneken y de Tintín-, pero suplimos nuestra necesidad de ver cosas de comics viendo frontales que están por toda la ciudad en homenaje al noveno arte y que si decidís pasar varios días en la ciudad tiene su ruta y todo, pero si vimos el Atomium –como no-en el que incluso hicimos gala de nuestro carnet de estudiante internacional y subimos por 8 euros y desde el que divisamos 1) que era mejor hacer como hicimos en su día en Berlín de subir a la Fernsehturm y desayunar o comer tranquilos en la parte de más arriba, 2) nuestras siguientes paradas poco habituales en las visitas turísticas que encontramos googleando con el Google Earth y 3) que el pabellón de los hexágonos –pabellón español de la Exposición Universal de Bruselas de 1958- o mejor dicho la maqueta de este, era la más cutre de todas –un día os explicaré la importancia de este pabellón para mí-.

Una vez vimos el Atomium, pasamos por un inmenso parque lleno de conejitos llegando a las pagodas chinas y japonesas, actualmente son sedes de los museos de las culturas de asia y tal, pero simplemente merece la pena acercarse a su entorno y parecer que te hastrasportado temporalmente allí donde cuando llegamos empezó a diluviar teniéndonos que quedar un tiempo en los soportales de la china esperando que amainara.

Cuando dejo de llover el parque de conejitos estaba bastante encharcado pero era el único camino de vuelta para coger el metro –si para ir al Atomium hay que coger el metro-, con una estación chulísima, y desde el cual nos fuimos a ver la zona nueva de Bruselas, con el fin de ver lo que nos quedaba; el Parlamento Europeo –del cual si volvéis a leer esta guía una vez visitada la ciudad descubriréis que he mezclado sitios-, pero ya estoy cansado de escribir sobre el tema, pero espero que sin duda os haga ver la ciudad, lo estrictamente turístico –igual que en Ámsterdam me quedé con ganas de porro aquí fue de cazuela de mejillones-, lo no tan típico, y nada, espero que os haya gustado esta pseudoguía, si tenéis alguna duda estáis invitados a comentar.

Un saludo –y seguro que hasta muy pronto-.

Anuncios

Comentarios»

1. BENELUX 2012 1/3 (Introducción y Ámsterdam 1/1) « CAMINANTE NO HAY CAMINO - 3 agosto, 2012

[…] mañana, y en el Hotel Van Belle dónde nos alojamos todas las noches en este viaje –pero eso en Benelux 2012 3/3, jaja-. Después de una duchita –si lo sé, raro en mí- y un merecido desayuno en el bufet de […]

2. Pekin express 2016 1/5 | CAMINANTE NO HAY CAMINO - 8 agosto, 2016

[…] si eres fan de viajes que he decrito por aquí, como el Benelux 2012, Paris 2007 o Roma 2009, o eres como yo que lo más que he salido de la Unión Europea ha sido […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: