jump to navigation

¡Bienvenido presente! 28 agosto, 2013

Posted by jmorsa in Epifanias Varias.
trackback

Post dedicado a aquellos que añoran en este blog el Juan más personal y detestan un poco el profesional que a veces satura con vídeos de educación :¬).

Después de estar un año viviendo fuera de España, te cambian muchas cosas, pero una de ellas es el punto de vista ante ciertas situaciones. Lo que antes te importaba, te cabreaba y te ponía nervioso pasa totalmente a ser secundario o directamente a no merecer la pena ni dedicarle una palabra…

Que tu amigo X te echa en cara que no le hayas escrito estando fuera… ¿qué más da? Si él mismo sabe, que tampoco lo ha hecho ¿no?, que no te llaman de esa oferta de trabajo que tanto deseabas… ¡ellos se lo pierden!  Y así con casi todo.

Ese cambio de mentalidad es a lo que llamo relativizar, y puede que cueste, pero a la larga te hace sentirte mejor contigo mismo y con quienes te rodean, ¿para qué preocuparse por gilipolleces? Hay algo muchísimo más importante que todas esas cosas y a veces se nos olvida hacer; ¡vivir!

Sí, ese verbo que según la RAE es tener vida, tener esa fuerza o actividad interna sustancial que realizamos los seres orgánicos desde el nacimiento hasta nuestra muerte y a veces por la dichosa crisis, las prisas y demás terminamos olvidando o creyendo que vivimos, cuando en verdad solo somos máquinas…vamos, lo típico de ¿vives para trabajar o trabajas para vivir?

El caso es que con esto no estoy diciendo que no nos desesperemos a veces, o que no vaya a escribir un informe a Bruselas con lo “bien” que me han tratado en el servicio de voluntariado europeo, del que seréis testigos, aunque me temo que inglés por prevenir a otros voluntarios que quieran trabajar en mi organización de acogida –sorry-… pero nada que no resuelva escribir el link de la entrada en el traductor google, ¿no?

Y es que empezando por reducir –en otras palabras, eliminar- el número de “amigos” de facebook, me he reencontrado con algunos viejos como Hiroshima o Desi, que perdí no se sí por dejadez o porque al separarme de mi ex decidí dar carpetazo a las cosas que me hacían recordar lo que no debía, y he limpiado por primera vez a fondo mi habitación.

No es que haya nunca limpiado mi habitación, siempre mi madre me ha obligado a ello y yo más o menos de buena o mala gana lo he ido haciéndolo, pero nunca lo he hecho con tanto esmero

El caso es que entre las cosas de esta limpia –quizá el 70% de las que están en la categoría “M.M.N.M.G” y aún me duele mi viejo póster de La Naranja Mecánica-, ha sido un viejo corcho que aún parece recordarme que mi pasado ha sido mejor. Y es que para quién no haya estado en mi cuarto o haya leído mi entrada sobre “mi centro de operaciones” –parezco Troy McClure- sabrá que entre la pila de apuntes de carrera -Ñ-, pokemons -P-, tazas de las provincias que visito -C-, tengo un corcho –J- en el que guardo mis pequeños tesoros.

Entradas a eventos como la entrada de un concierto de Amaral en el 2005 y en Valdemoro, Sara Varas en lo que antes se llamaba Teatro Albéniz del 2004, fotos, que son-emulando a Coque Malla y su canción de Berlín“rostros de ayer que eran toda mi vida”; Ángel, Raquel, Mariano, Fer, Gen… En Londres, París, Cuenca, Bilbao… ¡Hasta tengo una foto de la graduación en biología de Alf -tenía pelo-! jaj.

También tengo colgantes que me recuerdan acontecimientos de los que no tengo fotos, como el triskel de Santi Alcalá, la brújula que me trajo Dani Torrejón de Castro Urdiales… gente que quizá no llegué a leer esto y mucho menos sí llegara a leerlo comentarme -sí, es un intento de dar penita y que os lancéis a escribirme-, o restos de una postal de El Principito -la obra de teatro que hacia Eduardo Casanova-, Juan por Dios -peluquería de Malasaña que vete tú a saber sí sigue existiendo-, o de Yulka -la beluga del Oceanográfico de Valencia- que en su día me gustaron, hoy he decidido quitar.

Pero he dicho quitar, no tirar; porque no significa que no quiera saber o reniegue de mi pasado, que las guardaré -aunque creo que lo de la peluquería no, por sí alguien lo quiere-, sino por dejar espacio, espacio a mi presente y mi futuro, porque parece que el tener tantos recuerdos a la vista me aclara al pasado; a personas, a acontecimientos… y por eso hoy he decidido quitarlas.

Atrás quedará mi Certificado de Evacuación de Madrid de aquella Noche en Blanco con Renato, Mariano y los mexicanos por Madrid –me pregunto si alguien pinchará en los enlaces que pongo en el blog, jaja. Este para leerlo deberíais seleccionar el texto ya que la fuente está en blanco debido al anterior formato del blog-, las fotos de mi graduación, aquel escrito en el que Carol m perjuraba que si necesitaba una mano ella tenía dos -¿dónde han estado tus manos?-, mi mediacasa de llavero de un viejo sueño sin cumplir, la camiseta de papel que me hizo Nuria de Beruete en mi primero de social y a la que no he vuelto a ver desde entonces –si, asombrosamente la guardé-, el pompón de Rebeca, mi gafas para ver eclipses… Yendo todo a una caja para que de vez en vez y que me dé el punto nostálgico, la abra y como cuando leo post antiguos de este blog, sonría y diga: “que gilipollas era” –y que faltas tenía, jaj-.

Pero dejaré –y con esto no estoy diciendo que los demás o las demás no significaran, no empecéis a prejuzgar- aquellas fotos de los que hoy siguen significando y estando en mi vida; Segundo y nuestro viaje a Berlín –uno de tantos que tenemos y nos quedan-, Rebeca cuando me llevaste a través de los ojos del vidriero a El Escorial –si,lo sé tengo que dejártelo un día, pero lo cambio por una comida juntos, jaja-, Renato –aún me debes las de tu boda, ¿eh?-, Vanessa –una de tantas que nos hemos hecho, porque hace ya mucho que perdí la cuenta- Agata y Dani –que pronto serán 3- mi prima Ana –que es como el Guadiana, aparece y desaparece pero sabe que estoy y sé que estará cuando lo necesitemos- y esperando alguno que otro –y alguna que otra- que no sé por qué demonios no tenemos fotos juntos, jaj.

Pero también dejaré la postal de Madrid -que me recuerda de dónde soy y de dónde me siento orgulloso de ser-, dos corazones -que me dicen que Eslovenia aún hay gente que se acuerda de mi-, una cometa de hilo de una chica encantadora y aquel dibujo del castillo, de Rubén –el gran Rubén Diáz Caviedes como muchos le conocen por internet- de George Bernard Shaw que me recuerda que “si he construido un castillo en el aire, no he perdido el tiempo, es allí donde debería estar. Ahora debo construir los cimientos debajo de él” –esto parece la carta que escribí a mi mismo en el SVE, jaja-.

En fin, que cierro ciclo, no sé si porque se acercan los 30 o qué, pero espero que sea el comienzo de uno aún mejor. así que sin más, mis pequeños pupilos, sólo puedo decir dos palabras;

¡Bienvenido presente!

Anuncios

Comentarios»

1. Raquel Gómez Nieto - 29 agosto, 2013

Bonito post, me alegro de que cierres etapas y de que yo haya estado en esa etapa de juventud alocada en la que te conocí. Hace poco cuando nos vimos, encuentro breve pero bonito, me dio la sensación de estar frente a una persona distinta, ademas de mas madura, obvio te conocí con 19 o 20 años, también pude entrever un ser curioso, vulnerable y sobre todo profundamente respetuoso. Me alegra ver como vas encontrando tu lugar a base de observar, ensayar y a veces errar supongo. Creo que a uno mismo siempre le cuesta ver los cambios en su propia persona, pero puede que viéndolos en los demás se de cuenta de su propia evolución personal. Es hermoso ver que a veces las personas que nos hemos dado la mano en algún momento hemos seguido avanzando en una misma dirección hasta encontrarnos en otro punto del camino, quizás para aprender algo del otro, quizás para romper con nuestro pasado, o quizás solo para volver a tomarnos la mano y recorrer durante un momento juntos ese camino, porque a veces necesitas alguien que te acompañe. Yo ahora te tiendo mi mano Juan, puede que de una forma egoísta en este momento necesite que alguien me acompañe, o tal vez mi mano tenga que ser tendida para ayudar a alguien. En cualquier caso quien dice que tendiendo tu mano no te ayudas a ti mismo, creo que nadie. Un gran beso.

2. Reby - 29 agosto, 2013

🙂 es bueno que cierres ciclos y que aún guardes las cosas buenas 🙂 la comida juntos como te viene la semana que viene. Yo ya habré empezado a trabajar… pero bueno si es solo comer no hay problema

3. jmorsa - 29 agosto, 2013

Raquel; sabes que eso de recuperar gente de “me he reencontrado con algunos viejos” va entre otros por tí?? por lo de vieja digo, jaja. Muchas gracias por tu mano, es un placer saber que hay gente que valora la amistad como algo incondicional al tiempo y al cambio, sin importar lo que digan terceras personas -creo que sabes por dónde voy, no?- ¡Brindo por eso!

Rebeca -hoy parece que va de eRRes el asunto, jaja-; no reniego de mi pasado y de lo que hiciera, aunque a veces me revuelva no haber hecho por temor al qué pasaría, o por perder lo que tendría. Sólo me quieres porque tengo tu cuento de “El vidriero” 😦 jaja. Ya en serio, lo de comer es difícil, yo también empiezo la semana que viene, pero y por qué siempre tiene que ser entre semana? no puede Isma dejarte un domingo? XD En fin, ya me dirás, brindo -hoy toca celebrar- que sigues ahí como Raquel; incondicional, con tu sonrisa, esa misma que ilumina el mundo, recuerdas?? “la amistad puede teñirse de muchos colores, pero solo los verdaderos amigos son trasparentes como el cristal” (Brandi Ruiz R., 2008)

4. Maru - 29 agosto, 2013

Guapetón, mucha suerte en tu nuevo ciclo y lo más importante en este mundo es creer en uno y no renunciar a nada. Cree en tí y todo llegará. Un abrazo de oso y a seguir.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: