jump to navigation

12 meses 12 educadores sociales | Marzo: Javier Paniagua 19 marzo, 2017

Posted by jmorsa in 12 meses 12 Educadores Sociales, Educación.
Tags: , , ,
trackback

Estoy más que seguro que alguno de los pocos suscriptores  que tiene este blog estará diciendo eso de “oye Juan, ¿no se te está olvidando algo?” o “estamos a 19, donde está el Educador social de marzo”… pero mis queridos pupilos y pupilas, no se me ha olvidado nada, tan sólo no he tenido el tiempo posible para  hacer una introducción como se merece, por lo que para no dilatarlo más aquí está; Mister Marzo o lo que es lo mismo, Javier Paniagua.

Realmente, Javier es un recomendado de Carmen Carrión (nuestra miss de octubre del año pasado ¿recordáis?), alguien al que no conozco y que por casualidades de la vida y desde que no publicaba tan asiduamente en su blog “Desde el Otero” (si Javier, no te salva haber hecho una entrada el 28 de enero, jaja) como que le perdí la pista, y bueno, en twitter, ya se sabe; como se suele decir “el bosque no deja ver los árboles”, por lo que entre otras era casi un desconocido para mi (hay que ser sinceros).

Sin embargo he encontrado un tío interesante, muy parclanchín y muy dispuesto a echar una mano sin esperar nada a cambio, y es que muchas veces lo educadores sociales pecamos de exceso de eso, altruismo, hacer las cosas de forma voluntaria y terminamos confundiendo ser voluntario, con voluntarismo, pero eso es otro cantar ¿no?

Por lo que sin más 1) gracias por vuestra paciencia y 2) os dejo con el gran Javier Panigua, como dice el “Director del Colectivo para el Desarrollo Rural de Tierra de Campos y vicepresidente segundo en Colegio Profesional de Educadoras y Educadores Sociales de Castilla y León”; bon apetit!:

javier_paniagua

1. ¿Qué es para ti la educación social?

En los documentos profesionalizadores elaborados por los colegios profesionales autonómicos, la educación social se define como un: “Derecho de la ciudadanía que se concreta en el reconocimiento de una profesión de carácter pedagógico…”. A mi modo de ver, tal y como nos definimos, para mí la educación social es un derecho democrático.

Además, concibo la educación social como una prestación educativa, al servicio del cumplimiento de los valores fundamentales de un Estado de Derecho: igualdad de todos los/as ciudadanos/as, máximas cuotas de justicia social y el pleno desarrollo de la convivencia democrática. Y en consecuencia, como dijo mi amigo y educador social Carlos Sánchez-Valverde, en la conferencia inaugural en la celebración de los XX años de Educación Social en Palencia, organizado por la Escuela Universitaria de Educación de Palencia: “Porque aunque nuestro recorrido histórico-profesional va del control de las poblaciones al derecho y la ciudadanía de las personas, tenerlo presente en esa tensión constitutiva de nuestra identidad, es fundamental para seguir ofreciendo, cada día, una respuesta centrada en la dignidad. Y en esa tensión entre el encargo y las personas, nos debemos a las personas”.

2. Y te dedicas a esto por…

Me dedico a esto por convicción, por militancia y por compromiso ciudadano. Me dedico a esto porque quiero cambiar el mundo. Es una utopía, lo sé. Soy consciente. Considero que aquel educador o educadora social que no quiera cambiar el mundo, es mejor que abandone esta profesión. Necesitamos profesionales comprometidos/as con la dignidad y las personas. Quiero y deseo cambiar lo que no me gusta de esta sociedad que me ha tocado vivir. Cambiar aquello que vulnera los derechos de las personas. En definitiva, me dedico a esta maravillosa profesión por la necesidad de seguir defendido los principios de justicia social. Y porque creo en las utopías. Son las únicas que nos empujan a seguir caminando.

3. En la actualidad… ¿trabajas en algo relacionado con la educación social?

Desde 1992 estoy vinculado con la educación social. Primeramente en el ámbito de la animación sociocultural y la educación en el tiempo libre. Posteriormente trabajé en las áreas de educación y cooperación internacional en una ONGD. He dado muchos tumbos – lo normal en esta profesión- tanto en organizaciones del tercer sector, como en la administración pública.

Gran parte de mi experiencia profesional se ha centrado en la formulación, ejecución y evaluación de proyectos de acción social y formación. En mi última etapa profesional (desde 2005) entró a formar parte del equipo técnico del Colectivo para el Desarrollo Rural de Tierra de Campos,coordinado proyectos socioeducativos en el medio rural y asumiendo la responsabilidad de implantar el sistema de gestión de calidad, basado en el Modelo EFQM. En enero de 2016 asumí la dirección de esta asociación.

Además formó parte activa del movimiento asociativo profesional desde 2002. En un primer momento en la ya desaparecida Asociación Profesional de Educadores Sociales de Castilla y León (APESCYL). Posteriormente, en 2005, trabajando en el proceso de constitución del Colegio Profesional de Educadores y Educadores Sociales de Castilla y León (CEESCYL). Entre 2007-2011 fui Secretario General del Consejo General de Colegios de Educadoras y Educadores Sociales (CGCEES) y actualmente soy Vicepresidente 2º del CEESCYL. Esta militancia es uno de los mayores compromisos que tengo con la profesión.

4. La educación social como ámbito profesional ¿qué opinión tienes sobre ello?

Considero que el proceso de construcción definitiva de nuestra profesión aún no está finalizado. ¿Por qué digo esto? Para consolidar la educación social deben darse una serie de elementos que aún están en desarrollo (unos más que otros); primero debemos dar respuesta a una necesidad social; elaborado un modelo de intervención ante esa necesidad, una manera de hacer y un “corpus” teóricos propios; estar reconocida socialmente como necesaria y útil; y finalmente, estar regulada: su formación y su ejercicio profesional.

El reconocimiento académico, mediante un título oficial de carácter universitario, la Diplomatura, sólo se da en nuestro país a principios de los 90. No es hasta esa fecha, o mejor dicho hasta 1995 cuando realmente finalizan su formación las dos primeras promociones de Diplomados/as en Educación Social en el Estado Español (Escuela Universitaria de Educación de Palencia y Universidad de Barcelona) y por tanto se reconoce académicamente esta profesión.

Por otra parte, a pesar de que diferentes estructuras e instituciones de representación social y corporativa – las asociaciones, primeramente y después los colegios profesionales – están operando desde los años 80, falta aún mucho camino por recorrer. Existe un dato importante que quiero destacar, en 1997 se crea el primer colegio en Cataluña y a finales de 2016 el último, en Cantabria. Con esto se cierra el ‘efecto dominó’ y el mapa territorial. Han tenido que pasar casi 20 años para que existan colegios profesionales en todas las CC.AA. Las administraciones autonómicas no nos lo han puesto fácil. En este cansino peregrinar, la profesión se ha ido construyendo como buenamente ha podido. Hemos ido ocupando, recuperando y creando nuevos espacios y ámbitos de intervención.

Por último, considero que existe un elemento clave y fundamental para hacer fuerte la educación social y construir profesión. De un tiempo a esta parte, los/as educadores sociales escribimos más, pero aún es necesario que la historia sea relatada por nosotros/as. No podemos quedarnos solo en el hacer de la educación social, es urgente escribir y contar lo qué hacemos. Quizás, este sea un paso que nos ayude a consolidar y a hacer más fuerte esta profesión.

5. ¿Qué mejorarías de la formación que recibimos los educadores sociales?

Muchas cosas. Primeramente es necesaria la conexión permanente entre la realidad social, política, cultural, económica,… y lo que sucede en las aulas. La universidad no puede vivir en una burbuja; estar al margen de que lo sucede y quedarse en el mundo de las ideas, de la teoría. Nuestra profesión tiene su esencia en el trabajo con las personas. Todos somos conscientes de que la realidad social cambia y se modifica a toda la velocidad y aquí la universidad anda un poco lenta, a mi modo de ver.

Otra cuestión que considero fundamental es la falta de vinculación entre los colegios profesionales y la universidad. Poco a poco se van rompiendo barreras, pero es necesario afianzar esta relación, creo que redundará en el beneficio del alumnado y de la profesión. La permanente construcción de la educación social debe ir acompañada de teoría y praxis profesional. Los pasos deben ir acompasados. Creo que no podemos, ni debemos bailar con músicas y ritmos diferentes.

6. La idea de estas entradas es la de visibilizar un poco el perfil y la figura del educador social ¿algo que quieras contar?

En estos momentos de crisis social, la profesión necesita profesionales activos. Educadoras y educadores sociales que se ‘batan el cobre’ por la defensa de los derechos de la ciudadanía. Si nuestra profesión no da este giro, si no contribuye a empoderar a la ciudadanía, desaparecemos o nos difuminaremos como otras profesiones que intervienen en ‘lo social’. Quedándonos en el puro asistencialismo intervencionista. No quiero que lleguemos ahí.

Por otra parte, quiero poner de manifiesto una acción de visibilización que está llevando a cabo el Consejo General de Colegios de Educadoras y Educadores Sociales (CGCEES). Esta organización estatal de representación profesional está desarrollando la campaña #PorunaleydeEducaciónSocial, con ella se está pidiendo al gobierno de Rajoy que se apruebe una ley que regule nuestra profesión. Es importante que personas colegiadas, estudiantes, universidades, entidades y organizaciones que contratan a educadores/as sociales, partidos políticos, sindicatos,… hagan peticiones de esta ley al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad antes de finales de marzo de 2017. Aquí tenéis más información: http://www.eduso.net/noticias/?not=1303/

Y para finalizar esta entrevista, quiero expresar una frase que Marco Marchioni pronunció en el acto de clausura del VII Congreso Estatal de Educación Social celebrado el año pasado en Sevilla y que tiene que ver mucho con la visibilidad: ‘Si no hacen política dejen de lloriquear’. Creo que merece la pena hacer una reflexión en profundidad, por parte de todo el colectivo profesional, sobre este órdago que nos lanzó Marchioni.

Muchas gracias, Juan.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: