jump to navigation

12 meses 12 educadores sociales | Junio: Sera Sánchez 7 junio, 2017

Posted by jmorsa in 12 meses 12 Educadores Sociales, Educación.
Tags: , , ,
trackback

No me matéis. Esta vez sólo me he pasado 5 días de la fecha original para estos post y… aunque no os traigo a miss abril (de la cual he decidido pasar un poco ahora yo), os traigo a Sera Sánchez.

Si eres educador social y no has oído hablar de él, ya puedes devolver u título a la universidad o al menos, tirar tu ordenador a la basura. Sera es de los primeros educadores sociales junto a educablog (los cuales estoy pensando en entrevistarlos para otro mes, y quedan poquitos para terminar), que empezó en esto de la blogosfera con “Educador social en Alaska” (¿te suena ya?). Pero no sólo eso hace este hombre sino que su sed de escribir le ha llevado al teatro a estrenar obras del estilo “De cartones y hombres”, “El año del cerdo”… pero dejémosle hablar a él, ¿no?

En fin pupilos y pupilas, como digo siempre: bon apetit!

sera foto

1. ¿Qué es para ti la educación social?

Una educación que se sitúa en la encrucijada entre la responsabilidad del sistema y la responsabilidad de la persona, que pide cuentas al primero y acompaña en el cambio a la segunda. Sabiendo que ambas cosas son compatibles.

Creo que uno de los índices de la buena salud de un país es cómo el Estado se ocupa de la educación social, se le llame a esta como se le llame. Yo, al contrario que los antisistema, siempre digo aquello tan grouchiano de ¡Más Estado! En ese sentido, por supuesto, la educación  social es de lo que se ocupan los educadores sociales, pero no solo. Hay profesores, pediatras, ciudadanos que hacen educación social, aunque no la llamen así.

2. Y te dedicas a esto por…

Para empezar es un oficio del que puedo vivir.

Hace unos años te hubiera dicho que estoy por casualidad en la profesión, después de una crisis vocacional que no viene al cuento. Pero estoy leyendo lo último del neurocientífico David Eagleman (recomiendo encarecidamente su libroIncógnito) y yo soy lo último que leo. Dice Eagleman, más o menos,  que nuestras experiencias transforman tanto la configuración de nuestro cerebro que difícilmente podemos decir que somos la misma persona que ayer. Así que al despistado de hace años que cayó en la educación social por casualidad le ha substituido otro (el yo presente) que disfruta con la interacción con las personas a las que atiende y cambiaría su profesión por muy pocas cosas. Si lo sabes aprovechar y te lo curras, trabajar en esto es un master continuo en relaciones humanas.

3. En la actualidad… ¿trabajas en algo relacionado con la educación social?

Sí, en unos servicios sociales, como educador, y también en un proyecto comunitario que se llama #itutambé, para adolescentes,intentando dinamizar espacios  un poco inhóspitos (urbanizaciones que nada tienen que ver con aquel concepto de segunda residencia). Está siendo apasionante y os invito a ver un vídeo muy bien hecho de PleiProduccions donde los educadores sociales tienen mucho protagonismo:

También estoy en la UOC y la UdG como profesor asociado. Ser profe es de lo mejor que me ha pasado en mi vida. Para desgracia de mis alumnos, todavía me falta bastante para ser el buen profe que quiero llegar a ser. Y, ya que me preguntas, perdona esta cuña publicitaria, pero también estoy en el Consejo de Redacción de la revista Quadernsd’Educació Social junto a seis fenómenas -Anna, Bego, Núria, Maria, Esther y Charo- sacando cada año un producto en papel que yo creo que, por contenido y diseño, es excelente.

4. La educación social como ámbito profesional ¿qué opinión tienes sobre ello?

Si pienso en la educación social en sentido amplio, no estaría mal poner un poco de orden en ese galimatías que son las profesiones de lo educativo y lo social: educadores sociales, trabajadores sociales, integradores, animadores, psicopedagogos, pedagogos. En fin, más allá de intereses gremialistas hay que reconocer que no tiene sentido tanto perfil diferenciado. Pero bueno, en este país la coherencia en materia educativa es la que es.

 Respecto al trabajo que hacen miles de educadores, pues está mal que yo lo diga, pero es para quitarse el sombrero. Permíteme que lo diga en tercera persona pero es que conozco de primera mano el trabajo que han hecho los educadores y los trabajadores sociales en estos años de crisis y es un trabajo impresionante. Y muy profesional. Con recortes, con presiones, con una clase política que no siempre ha estado a la altura, han sido el apoyo y la voz de muchas familias que lo han pasado fatal. Habrá habido y hay sombras, claro, pero en general se ha hecho un trabajo excelente. Y eso pese a unas condiciones laborales y unos sueldos que no reflejan, ni mucho menos, la responsabilidad que implica nuestra profesión.

5. ¿Qué mejorarías de la formación que recibimos los educadores sociales?

Si te refieres a la universidad, siempre hay cosas a mejorar, claro. En educación social detecto cierto sectarismo que va por corrientes, los psicoanalistas, los sistémicos, etc. Creo que la Universidad, por definición, debería ser más abierta. Que los alumnos puedan beber de diferentes corrientes y de más disciplinas. Pero hay gente que se agarra a su modelo y se muere con él y no le hables de otra cosa.

Otra de las asignaturaspendientes es que entre de una vez por todas la ciencia con mayúsculas en el Grado. Esa separación entre ciencia y humanidades es absurda. Nos dedicamos al hombre, y eso no puede hacerse sin conocer nada acerca de su biología, de cómo funciona, por ejemplo, su cerebro, de cómo se producen las emociones. Tenemos una formación lastrada en este aspecto y mucho discurso universitario anticientífico. No podemos ser ignorantes por más tiempo.

Ahora que estoy dentro, también detecto cierta complacencia hacia el alumno. Hay cierta pedagogía postmoderna y que va de hiperinnovadora que está haciendo mucho daño; que los alumnos no se aburran, que si aquí nadie sabe nada más que nadie, que todos aprendemos de todos, que si la clase magistral ha muerto, que no vayan a leer muchos libros a ver si les va a dar un patatús. En fin, una cosa es innovar, que ya está bien, y otra es pasarse tres pueblos. Mira, hace poco estuve en una charla de Jaume Funes. Una hora y media, él,  hablando de adolescentes y educación, sin prezis ni imágenes ni post-its ni mandangas. Y aprendí un montón. Porque al final el secreto de la educación sigue siendo un buen profesor al que le apasiona lo que explica y le interesan sus alumnos. Y aprender es maravilloso pero también requiere un esfuerzo. Muchos alumnos reclaman solo el aprendizaje “práctico” y olvidan que sin leer a los clásicos de la educación la práctica no tiene sentido. Que ellos lo reclamen ya me parece normal, que la universidad lo consienta, no tanto.

También hay otro peligro que comienzo a detectar, y es que con la presión de lo políticamente correcto la universidad puede dejar de ser el lugar del pensamiento libre. Hoy un profe que cuestione verdades absolutas, tiene siempre un colectivo ofendido detrás que le afea que piense por sí mismo y que haga pensar y puede acabar machacado en twitter. El peligro es que el profe acabe callando o la universidad acabe aceptando discursos para contentar a todo el mundo. Paradójicamente, detecto mucho más discurso coercitivo y demagógico en la izquierda.

La educación social no vale nada si no es el discurso de la verdad y de los hechos.

6. La idea de estas entradas es la de visibilizar un poco el perfil y la figura del educador social ¿algo que quieras contar?

Te felicito por tu iniciativa. Está bien mostrar la profesión de la manera que lo haces. Sin embargo, respecto a la visibilización, creo que es necesario dejar de lamentarnos con esa cantinela de  que los medios no nos hacen caso. Toma, ni al panadero, ni al electricista, ni al profe que hace una labor encomiable cada día. Un periódico, por ejemplo, da cuenta al ciudadano de lo que ha pasado de relevante ese día en el mundo. Es una selección y una jerarquía de noticias.

No vamos a salir en los medios porque lloriqueemos. Salimos (poco, pero salimos)  cuando hacemos o explicamos cosas relevantes e interesantes. En ese sentido lo que sí que es sorprendente es que en los años de crisis, cuando el tema social ha sido portada de los periódicos, la narración de esos años la han hecho otros profesionales. ¿Por qué? No estoy seguro. Pero eso no dice nada acerca de los periódicos, eso dice más de nosotros y de nuestras carencias.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: