jump to navigation

12 meses 12 educadores sociales | Julio: Asier Félix Losada 4 julio, 2017

Posted by jmorsa in 12 meses 12 Educadores Sociales, Educación.
Tags: , , ,
trackback

Llega julio y este blog no cierra. Y es que si quiero que haya “12 meses 12 educadores sociales” y el último mes haya una reflexión en el propio día de la Educación Social, la historia debe continuar.

Hoy os traigo uno muy especial; Asier Félix Losada.

“Pero espera, ¿entonces? ¿por qué la foto sale tanta gente?”, pensaréis. Pues sencillamente porque aunque el que contesta es Asier, se lo ofrecí al conjunto de Educablog (sí, la competencia de mi educavlog, jaja), un blog de referencia para los que somos educadores sociales, que he perdido la cuenta de los años que llevan subiendo contenidos y reflexiones a internet, y que sin duda si no conocéis, ya estáis haciendo click. Y por tanto la foto es de la “pequeña” familia que lo componen, entre los que están, el propio Asier, Íñigo Rodríguez, Raúl Luceño y Jorge Roz.

Por lo que sin más y como digo siempre: Bon apetit! (mil gracias chicos, jeje).

P.d.-> Miss abril creo que quiere crear expectación, porque a lo tonto se le va a pasar el arroz como siga así, así que seguramente acabará sustituída. Disculpar las molestias (porque septiembre está cogido) así que recemos para que lo envíe de una vez para el mes que viene.

Familia Educablog.jpeg

1. ¿Qué es para ti la educación social?

Leía recientemente y creo que de una manera sucinta, pero jocosamente ilustrativa, que “l@s educadores/as sociales éramos personas de izquierdas que trabajábamos para gente de derechas”.  La educación social la entiendo como una profesión de carácter pedagógico y humanista, que trata de favorecer y poner en valor procesos de cambio, autonomía y reconocimiento de personas y ciudadanos/as, que por un motivo muy particular y extraordinario, manifiestan la necesidad de poder ser acompañados/as y atendidos personal, educativa o culturalmente.

2. Y te dedicas a esto por…

Es la forma más subversiva y coherente que he encontrado, para poner en valor y desarrollar mi ideario colectivo. Entiendo la sociedad como un tótem comunitario y la justicia social como la herramienta idónea para su necesario desarrollo e ideal de convivencia. El inconformismo, la transformación social,  la lucha contra la resignación, los valores universales o los derechos humanos fueron marcando mis preferencias formativas, éticas y por ende existenciales. No descarto cierto sentimiento o afán de transcendencia: trabajar con y para las personas, como vehículo de un viaje interior.  

3. En la actualidad… ¿trabajas en algo relacionado con la educación social?

Desarrollo mi labor como educador social en un Hogar de acogida para niños y niñas residentes, en la red de protección a la infancia. Personas que sufren las dificultades que sus adultos de referencia manifiestan, en cuanto al óptimo desarrollo de habilidades parentales/marentales se refieren. Durante el desarrollo de mi profesión de todos estos años, he ido reconociendo cada vez más nítidamente la injusticia por la que pasan mayormente toda esta infancia (mal llamada) institucionalizada, su lucha continua por inscribirse en este mundo y los verdaderos procesos de construcción personal que acometen con exiguos y endebles mimbres. Siempre he reconocido, que si estuviera en su situación no habría aguantado ni una sola semana en un centro de protección. Son unos/as superviventes.

4. La educación social como ámbito profesional ¿qué opinión tienes sobre ello?

Estoy pasando por una etapa de reconstrucción profesional muy interesante.

Por un lado desarrollo mi labor y me encuentro muy a gusto en ella, estando enormemente orgulloso de ser y reconocerme como educador social. Intento practicar un corporativismo light, sano y militante, desde lo constructivo y en aras de sumar, reconocer y visibilizar la profesión y por ende a sus profesionales y las praxis que desarrollan.

Pero por otra parte, rechazo de plano las trincheras: el nosotros o ellos (trabajo social, psicología, educación y otras ciencias con las que compartimos espectro profesional), los blancos o negros, las resistencias a los cambios, la tiranía hacía las renovaciones científicas que nos ayuden a entender y mejorar nuestras prácticas, el oscurantismo asociativo y su atomización, a las nuevas metodologías cuantitativas y de gestión que se quieren implantar en los proyectos sociales, alejando a los sujetos de la centralidad de los mismos y rescatando fórmulas de control y eficiencia.

Va a ser un gran reto frente a la tecnocracia y las administraciones que se manejan mucho mejor con datos y  resultados, antes que con procesos y servicio público de calidad y personalizado.

5. ¿Qué mejorarías de la formación que recibimos los educadores sociales?

No se puede generalizar, pero de nuestras experiencias de los últimos años en encuentros, jornadas y trabajos en el aula con alumnado de educación social, echo en falta una mayor profundización inicial en el reconocimiento de la profesión.

Me llama sobremanera la atención, que alumnos/as de segundo y tercer curso aún se preguntan timoratos, como si estuvieran encerrados en el mito de la caverna de Platón , ¿qué hace un/a educador social? ¿donde se ubica su desarrollo profesional? siendo incapaces de proyectar su figura nítidamente en el exterior de la aulas. Denota cierta ausencia de reconocimiento y valentía, que quizás los formadores y actuales profesionales, no hemos sabido explicar o revelar adecuadamente.

Se denota también una excesiva demanda de respuestas y soluciones inmediatas, sin haberse planteado previamente el ritual de la pregunta, del viaje, de la conquista, del atrevimiento, pasar de la bohemia a la realidad, de la indefinición a la iniciativa.

Cuestión esta que se intuye superada en los maestros de infancia o secundaria, por poner un ejemplo cercano: Somos esto, vamos a trabajar en esto, esto y esto. Y cobraremos esto en el sistema público y esto otro en el privado o concertado.

Sinceramente, empezaría la primera clase de la carrera con la entrega y análisis de los documentos profesionalizados (trabajados en asignaturas de Ética y Código deontológico en el mejor de los casos) y el Convenio sectorial de Intervención Social de cada territorio.

6. La idea de estas entradas es la de visibilizar un poco el perfil y la figura del educador social ¿algo que quieras contar?

La educación social es una profesión extraordinaria, sumamente adictiva, un acierto para todo aquel/la que sienta la necesidad de compartir con personas, de trabajar en equipo y luchar por las utopías. Personalmente lo siento más como convicción que como vocación, abogando por una actitud inconformista y diferente a los estándares tradicionales. Desde el sistema, pero combatiendo las desigualdades que inaceptablemente este genera.  

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: