jump to navigation

5 razones para ver a los “millenial” de otra forma 14 agosto, 2018

Posted by jmorsa in Educación, Epifanias Varias, Memes y otras idioteces, Noticias y política.
Tags: ,
add a comment
No sé vosotros, pero yo no tengo muchos recuerdos de mi infancia. Envidio realmente a aquellos que atesoran sus vivencias y son capaces de hacer de su vida una narración coherente y ordenada (de hecho, por eso escribo, con el fin de atesorar pedacitos de recuerdos).
Pero no, puede que tenga una cabeza perfecta para saber cuando es el cumple de tal o cual persona, pero en cuanto a acontecimientos no puedo, vivo a salto de mata, mirando más (aunque cada vez menos) a mañana que a hoy. En donde mis recuerdos vienen a ser, para entendernos, algo parecido a la estela de polvo que deja el Correcaminos tras de sí, donde para colmo muchas veces no se que va antes, porque a veces cuando hablo con la gente de tal o cual cosa, es como… “espera ¿Esto no fue contigo, verdad?”
Sin embargo, hay momentos puntuales que recuerdo con muchísimo cariño, que  traen consigo una sensación cálida, como dulce, que te llena por dentro otra vez y te sacan una sonrisa. Como el que os traigo hoy.
Tendría que tener como 6-7 años, ese año no sé por qué celebramos reyes en casa de mis abuelos. Mis padres me dejaban además de los típicos regalos envueltos, pequeñas chorraditas como coches o clicks metidos en globos y que yo al despertar pinchaba como un poseso con un pincho moruno. Pues bien, ese año recuerdo que entre mis regalos cayó un órgano, un caballero del zodiaco de cisne y esto; el disco de Xuxa en el que estaba escrito “De tu hermano, que aunque no es rey ni mago, tiene algo de magia” (Sí, aunque nunca he hablado por aquí de él, tengo hermano).
Fue un “¡wow! ¡Como mola!” y como niño rayao que era, me puse a cantar y poner el disco como un loco; el “ilari lari eh” estaba hasta en la sopa (por que del resto ni me acuerdo) hasta que mi prima Patri me pidió el disco para grabarlo en cinta y se acabó (se que cuando vea esto dirá que no) pero se llevó con ella el disco y nunca más se supo.
Pues bien, hace un par de días volvió a aparecer y  no en mi casa, no (y no, tampoco en la de mi prima) sino en la calle, en uno de tantos puntos donde la gente deja y coge libros de forma gratuita. Vale que no es el mismo, pero fue una de “what?” y después de mirar a ambos lados por si alguien me había visto mi cara de payaso al verlo, fue cogerlo y una de “pa’mi pa’siempre”.
b3af7f_bf768afa5a914f76bea51d5066b31645

Xuxa, junto a Leticia Sabater o Rita Irasema y Miliki con aquellos gorros de papel estrambóticos, o marcaron una generación. Y de eso vengo a hablaros hoy; de generaciones.

Y ustedes mis queridos pupilos pensaréis: “¡Para el carro! ¿Y todo esto para qué?”.

Pues sencillo, fruto de encontrar el disco, de enterarme hace más bien poquito que pertenezco a esa generación de la que parece que en los últimos años, una parte de la atención mediática, comercial y quizá incluso académica no paran de repetirnos hasta la saciedad; la llamada generación millennial y el mosqueo ante el artículo de Antonio Navalón en el la (y nos, dado que parece que yo tambien estoy incluido) como “la peor generación de la historia”, o más literal y literariamente como “Milenials; generación de nada” he decidido hacer un post, no para justificar sino demostrar con estudios y números que para nada es tan como la pintan, porque pese a que nos quedemos con la imagen de programas como “hermano mayor”, “supervivientes”, “gran hermano” o el mejor: “hombres, mujeres y viceversa” donde como dice mi compi Rosa García “se piensan que viceversa es el nombre de a presentadora”, también hay mucho más tras esta generación.

Y es que aunque nos precedan los que llamaban “X” o “Generación perdida”, que presumen de una vida analógica durante su infancia y una digital en su madurez con rases del estilo “fui de los primeros en jugar a la Atari y vosotros no sabéis lo que es eso”, o “que vivieron en carne propia la caída del Muro de Berlín”, señores, 1) en mi casa eso de las consolas como que llegó tarde y aún tengo recuerdos de mi hermano y yo jugando por horas o más bien cargando horas interminables los juegos de Espectrum que se hacían en cintas de casete y si, recuerdo (y no por verlo en las reposiciones de la tele) ver como la gente destrozaba un muro sin saber bien qué significaba, por lo que cállense, y escuchen, que aquí van algunos de estos argumentos van a hacer que vean a la “Generación Y”, “Millenial” o “los niños mimados que lo han tenido todo y no valoran nada” de otra manera:

  1. La generación más preparada Si nos valemos de estudios estadísticos para abalara una gran verdad descubrimos que España es el país de la OCDE que más ha aumentado su nivel de egresados de una generación a otra.Vale que PISA nos sigue machacando con aquello de que la comprensión lectora y las matemáticas son las competencias básicas en las que los jóvenes españoles se sitúan por debajo del resto de los países desarrollados, pero si ampliamos o miramos con otro prisma, nos encontramos en tasas máximas de población que cursa estudios superiores donde en concreto casi uno de cada tres jóvenes de 18 a 24 años (o incluso lo podemos decir más grandilocuente); más de 1,5 millones de estudiantes de grado y postgrado en 84 universidades de las que salen cada año alrededor de 200.000 egresados.

    Vale que son realmente las familias las que invierten más esfuerzos y recursos en sus jóvenes, que el mercado laboral está como está, pero si a principios de la década de los 90 del siglo pasado casi ocho de cada diez mayores de 35 años carecía de estudios obligatorios y sólo un 8% tenía estudios superiores, en la actualidad el porcentaje de la población de 16 a 34 años que al menos ha completado la Educación Secundaria Obligatoria roza el 40%, y los que cuentan con formación superior rondan el 30%.

  2. Hijos de la globalización: Llegaron (o llegamos) al mundo laboral después de ver como sus (nuestros) padres se deslomaban trabajando para rara vez verles alcanzar sus ambiciones, o incluso experimentar ser despedidos en muchos casos con 50 o 60 años.
    Por lo que pese a escuchar frases de madre como “estudia una carrera” o “haz una oposición” (sí, mama va por ti), pero los millenials buscan alcanzar el equilibrio entre su vida personal y profesional, en la que “no están dispuestos a todo por mantener un trabajo. Prefieren un trabajo temporal para tener vacaciones o no quiere trabajar en una multinacional porque elige crear un negocio propio”.

    Una de las cosas que más me asombra de esta generación es su poder de adaptación y en donde si no pueden dedicarse a lo que les gusta porque una empresa se lo brinde se hacen autónomos y a correr (decimos de los youtubers pero ahí donde los veis están metidos en hacienda como autónomos y pagan sus impuestos como todos), donde como ya os he contado alguna vez por aquí hay meses en lo que cobras mil y otros menos o nada y tienes que saber guardar y administrar el dinero para cuando no haya vacas flacas, o incluso montan su Startups o negocio buscando patrocinadores hasta debajo de las piedras. Mira si no los Javis 🙂

  3. Concienciados con el mundo y su futuro: Aunque parezca que solo se miran el ombligo y como les queda el pelo delante del espejo para hacerse el selfie de rigor, según El informe The sustainability imperative. New insights on consumer expectations, publicado por Nielsen en octubre de 2015 con datos a nivel mundial constata que “a pesar del hecho de que los millennialshan crecido en uno de los climas económicos más difíciles en los últimos 100 años, siguen siendo los más dispuestos a pagar más por las ofertas sostenibles” ya que casi tres de cada cuatro encuestados está dispuesto a hacerlo, frente a aproximadamente la mitad en 2014, por no hablar de que buscan el bien común o generar algo en la medida de lo posible positivo para los demás. ¿O acaso no recordamos a Pablo Gallego o Carlos Paredes? ¿Y Fabio Gándara? Sí, los impulsores del 15M eran millenials.

  4. Nativos digitales: Sé que parece que es algo propio de la época, que cualquiera en esta época hubiera nacido con este don, pero el ser nativo digital va más allá de saber de nuevas tecnologías, va de tener un pensamiento más computacional en donde nada te de miedo, donde todo se puede aprender si que quiere y se intenta. ¿Cuántas veces hemos escuchado a compañeros decir “¡Uy! yo eso no lo sé hacer”. el millenial vale que no lo sabe hacer, pero se enfrenta y lo aprende y si no busca la manera de hacerlo. ¿O creéis que todos los youtubers son licenciados en comunicación audiovisual? ¿Y los que se dedican a buscar patrocinadores para causas benéficas o un proyecto? La tecnología ha hecho que la gente tenga un acceso al aprendizaje al alcance de la mano, porque encima lo llevamos siempre encima; el móvil. ¿O a nadie le ha pasado estar en pleno debate y acudir al móvil para ver quien tiene razón o ese dato que falta para dar firmeza a lo que estamos contando?.
  5. ¡Más libros que nunca!: Y música, y cine, y pintura, y… si nos echábamos las manos a la cabeza cuando llegó La movida a Madrid con tal explosión de todo que no tenía ningún sentido, cuando echemos la vista atrás y pensemos en todo esto no sé si le llamaremos igual o lo veremos como un efecto colateral deque ahora sea tan fácil todo. Vale que esto no es propio de los millenials pero están impresos de alguna forma, donde parece que cada vez más, es más difícil destacar y pensar en ser el mejor en algo, hay tanto que muy pocos lo consiguen, pero eso no quita para que esta generación se derrote y no siga, al contrario, es una motivación a seguir adelante.

Por lo que dejémonos de historias, de quedarnos en lo superficial, en la punta del iceberg y lo que parece que hace la mayoría, y cuando veamos la generación millenial no la infravaloremos tanto, vale que no es la mejor ni la peor (no creo que ninguna generación se pueda llevar ese apelativo), pero ahí está y como dice Alexis Carrel “Poca observación y muchas teorías llevan al error. Mucha observación y pocas teorías llevan a la verdad”.

Otro día si queréis examinamos y nos metemos con los post-millenials, la generación Z, jaja. ¿Y vosotros qué pensáis? ¿seguís viendo a los millenial como un cáncer de la sociedad? ¿Habéis descubierto como yo que estabais en otra generación a la que pensabais? Hacérmelo saber con vuestros comentarios, pero sobre todo: Ser felices.

¡Hasta pronto!

Anuncios