jump to navigation

12 meses 12 educadores sociales | Febrero: Begoña Escribano 2 febrero, 2017

Posted by jmorsa in 12 meses 12 Educadores Sociales, Dedicatorias?, Educación.
Tags: , , ,
add a comment

Hola pupilos y pupilas.

Parece que últimamente solo hago este tipo de post, pero ciertamente no tengo todo el tiempo queme gustaría tener para poderme sentar tranquilamente delante del ordenador. Entre otras, porque igual tengo una semana donde me llueve mil trabajo como otra donde me rasco la barriga y me como la cabeza pensando en si realmente me sigue compensando esto de ser autónomo mientras hago movimientos estereotipados en la esquina de mi habitación.

Y así pasa, en proyectos que son más puramente colaborativos pienso que soy yo el que más da del mundo, y mis proyectos personales van relegándose a un tercer o cuarto plano donde cuando quiero ponerme y recordarlos es quizá demasiado tarde.

Por suerte en proyectos personales como este, fuera de otras entradas que son más te diosas de crear esta tengo una alarma que me dice “se hacerla el 2, necesitas un educador social” (ya sabéis no hay nada como convertir un deseo y en un objetivo poniéndole fecha y duración). Y este es el resultado; os presento a Miss febrero; Begoña Escribano.

kncxjq66
Conocí (si se puede decir conocer a chatear por twitter), hablando sobre música (nada que ver con el mundo de la Educación social). Por aquel entonces, yo estaba escuchando “That thing you do!” de The Wonders y sin saberlo nos sumergimos en una conversación sobre estilos y cantantes en las que nos pasamos al menos dos horas de recomendaciones y palabras.

Pero obvio que no la traigo aquí por sus gustos, si no su profesión, a lo tonto y con aquello de la música conocí a una Begoña educadora social implicada y creativa en lo que hacía, y siempre me preguntaba qué es lo que haría como educadora social. Hoy ya lo sé gracias a esta entrevista y no hay duda que es alguien implicada no como educadora social sino como agente de cambio social, intentando mejorar su pedacito de círculo más cercano, esperando que sus granos de arena sumados a los demás formen una montaña que a veces no somos capaces de percibir por eso mismo, estar trabajando en nuestro entorno más inmediato.

Por lo que sin más, dejo de aburriros y os dejo  (aunque me recheninen sus arrobas intentando incluir a educadores y educadoras jaja) con Begoña. Ser felices y disfrutarlo.

1. ¿Qué es para ti la Educación Social?

Pues para mí es un forma de vida. Hay profesiones que se prenden en el/la aula, y que se convierten en un simple medio para conseguir un sueldo a fin de mes con el que pagar la múltiples facturas, y con el que poder, con suerte, convertirlo en un viaje para vacaciones o una entrada para el teatro.

La Ed. Social para mí es algo más, porque hay componentes que se ponen en juego, que necesitan de una implicación mayor, posible carga de vocacional o bien un respeto y compromiso para con el otro.

2. Y te dedicas a esto porque…

Por casualidad, o como yo digo, la serendipia. Desde pequeña en casa se decía -porque yo era insistente en esa idea-, que yo sería periodista, por lo mucho que hablo, por lo mucho que me gusta explicar cosas que pasan y que me pasan, pero sobre todo por como las quiero explicar a modo de informar y comunicar, con afán de enseñar y a la vez, de aprender. Pero el tiempo, y la nota de selectividad , hizo que mi primera opción-periodismo- no pudiera ser, y por poner otras opciones, acabé en la aulas de la Facultad de Pedagogía de la Universitat de Barcelona haciendo Educación Social.

Y ahí me di cuenta de que, con título o sin él, acabaría haciendo algo relacionado con la educación y la ayuda implicando a otros.

Y las historias de vida de las personas con las que trabajo son, a mi modo de ver, el inicio de los cambios: contar vidas, y que ese sea el motor de cambio, facilitar esa narración. A eso no renuncio.

3. En la actualidad… ¿trabajas algo relacionado con la educación social?

Pues sí. Realmente he tenido mucha suerte o mucha persistencia, jejeje. A decir verdad, antes de acabar la diplomatura ya trabajaba como monitora en una ludoteca.

Ha habido épocas de todo, de compaginar la ES como dinamizadora de jóvenes, comedores escolares, centros abiertos o la educación vial en colegios, con trabajos de administrativa o recepcionista. Pero llevo casi 13 años en Servicios Sociales Básicos, algo más de 10 años de manera ininterrumpida, en el municipio de L’Hospitalet de Llobregat, compaginándolo con tareas de carácter más altruista que necesito para sobrellevar los golpes bajos del día a día –no todas las historias son bonitas ni tienen final feliz-, relacionadas con la interpretación, la poesía, , la colaboración en el programa Tutti Fuiti de Radio Santa Perpètua pero sin olvidarme de mi profesión, con una mayor implicación –ya venía de atrás- en estos últimos 3 años formando parte de la Junta de Gobierno del CEESC.

4. La educación social como ámbito profesional ¿Qué opinión tienes sobre ello?

Un ámbito con muchas posibilidades, con muchos frentes abiertos en los que el/la ES podemos dar mucho. Pero la velocidad, la aceleración del día a día obliga a que no nos durmamos, Y no tod@ ES está en posición de dejar a un lado su quehacer diario para parar y mirar por dónde vienen nuevas oportunidades de trabajo, ni tampoco tod@ ES está preparad@ para verlas y no solo mirar. Y ahí pueden (y deben) hacer mucho el mundo académico, las universidades y los Colegios Profesionales. O marcamos nosotros el paso y damos la oportunidad a las personas para mejorar, o serán otros quienes lo marquen en beneficio propio siendo las personas un simple medio para conseguirlo.

5. ¿Qué mejorarías de la formación que recibimos los educadores sociales?

Las aulas están demasiado alejadas de la realidad. Me explico: cuando yo estudié ES la base de todo la estudiabas en 3 años entre aulas y pasillos, con unas prácticas y voluntariado que siempre se quedaba corto, pero el ritmo acelerado del que hablaba antes no era el mismo.

Ahora se ofrecen 4 años de grado, se habla de la imperiosa necesidad de alargarlo un par más para lograr una mayor especialización, y todo con formulaciones iguales a las de hace 20 años. Cierto es que no se pueden perder de vista las bases teóricas, la historia que nos hace ser quienes somos hoy, pero se hace urgente modificar metodologías y hacer más presentes en las aulas a ES en activo que apunten al futur@ ES de lo apasionante de su profesión, que no haya tal distancia entre lo que se aprende en el aula y manuales que se siguen utilizando y la realidad con la que se encuentran al salir al mercado laboral, que motive la búsqueda de nuevas formas de hacer y el afán de querer seguir aprendiendo.

Hay muchos inputs a cada momento y que pueden distraer nuestra atención hacia esos intereses que nos crean y que no son los propios de la ES: todos ellos se vuelven interesantes para la ES o habrá que atraer las miradas. NO podemos entrar en esta profesión diciendo “nunca me va a faltar trabajo porque siempre ha a haber gente necesitada” como he oído en muchas ocasiones ¡Es perverso! Hay que escuchar que elijo la ES para mostrar caminos o construirlos con el otro para conseguir cambios y respuestas a las necesidades de las personas, que como ellas mismas, y el entorno, son cambiantes.

Afortunadamente ya hay profesionales, muy implicados (y las redes es un hervidero de conocimiento), de en el carro de la enseñanza cambiando esas metodologías y sacando a flote el potencial de much@s futur@s ES.

6. La idea de estas entradas es la de visibilizar un poco el perfil y la figura del educador social ¿algo que quieras contar?

Un arduo trabajo pasará por seguir haciendo pedagogía, y tocando la puerta de la política. Nos falta escribir más, dejar caer piedritas que seguir, que marquen caminos, dejar legado explícito para que sirva de modelo (para bien o para mal).

Y tenemos que ser menos muermos, menos aburridos, más directos; utilizar lenguajes comunes porque no conectamos con las personas cuando nos posicionamos como “profesionales” ¡no somos más profesionales por utilizar más tecnicismos! No tenemos que hacernos imprescindibles, pero sí eso una pieza clave en la sociedad, por tanto próximos, cercanos y necesariamente visibles, física y virtualmente.