jump to navigation

12 meses 12 educadores sociales | Mayo: Alfonso Tembras 18 mayo, 2017

Posted by jmorsa in 12 meses 12 Educadores Sociales, Educación.
Tags: , , ,
add a comment

Nuevamente miss abril, que después pasó llamarse miss mayo, vuelve a fallar, por lo que la última oportunidad para conseguir entrar en el paredón de esta categoría me temo que será junio, porque los reservas se me han acabado ya ¿eh?

El caso es que hoy os traigo a Alfonso. Uno de los temas que siempre me ha llamado enormemente la atención en el ámbito de la educación social, y quizá puede que el más reconocido, es el papel que hacen estos profesionales (imprescindible como siempre), en el mundo de las drogodependencias.

Por lo que sin más un gracias enorme Antonio, y al público, que a este paso creo que no llegaré a marcarme lo del 2 de cada es más, sencillamente me conformaré con sacar uno al mes, porque visto lo visto, en cada mes aparece cuando se da o mejor dicho cuando se puede, jeje.

Así que sin más vamos al lío: Mister Mayo, Alfonso Tembras, alguien con mucho estilo propio, sino sólo tenéis que ver cómo me ha contestado a las preguntas, jeje. Bon apetit!

IMG_5468

1. ¿Qué es para ti la educación social?

La educación social es el “oficio” que vengo desempeñando desde hace muchos años.

Es también una profesión en proceso de construcción (y esto creo que debería ser así para todas las profesiones).

En estos tiempos que corren, es importante recordar que la profesión “toma cuerpo” en un contexto da cambio y crisis. Coincidiendo con la Transición y una  profunda crisis económica.

Educación de calle, animación sociocultural , … Aparecen buscando nuevas respuestas

Creo que la Educación Social tiene, y debe mantener, este carácter abierto y generar propuestas que nos ayuden a crecer como ciudadanos y como sociedad.

2. Y te dedicas a esto por…

Podría decir que “la vida me trajo hasta aquí”. En realidad cuando era joven tenía vocación de químico y esto empecé a estudiar.

Por otro lado y desde joven participaba en las actividades de un grupo scout. Es ahí donde empiezo a tomar responsabilidades y a adquirir experiencia en la planificación de actividades, en el trabajo con grupos, … Y sobre todo aprendo e PARTICIPAR.

En el 86 me proponen trabajar en un concello de Galicia como “educador especializado” y aquí empiezo mi trayectoria profesional.

Un poco antes, dejo los estudios de química y empiezo a estudiar pedagogía.

Después de esta breve experiencia en el concello, tengo algún otro trabajo relacionado con lo social y en el 92, año olímpico, respondo a una demanda de empleo de educador para un programa de atención a personas con problemas de drogas de la asociación ACLAD de A Coruña y desde ese momento…

También he colaborado en varios programas de prevención dirigidos a chicos y chicas, docentes, profesionales, padres y madres …

3. En la actualidad… ¿trabajas en algo relacionado con la educación social?

Si, como comento más arriba, desde el 92 trabajo en programas de atención a personas con problemas relacionados con el uso de drogas. Primero seis años en un centro de día, donde me incorporo a un magnífico equipo y “aprendo el oficio” y después en una Comunidad Terapéutica.

Y ademas en muchas acciones de prevención con varias entidades: ADAFAD, Programa Galia, ACLAD.

Paralelamente llevo muchos años participando de un modo bastante activo primero como miembro de una asociación profesional, AESGA, y después en el Colexio de Educadoras y Educadores Sociais de Galicia (CEESG).

Por cierto, en los primeros años de trabajo en esta entidad, coincido con Federico Armenteros, Fede, una de las personas que tuvo más relieve en el proceso de construcción de la profesión en Galicia y en el resto del estado.

4. La educación social como ámbito profesional ¿qué opinión tienes sobre ello?

La situación es muy diferente en las distintas comunidades autónomas.

En general, la crisis ha supuesto el cierre de muchos programas y una mayor precarización de otros muchos.

Sigue habiendo nivel muy importante de “intrusismo”, …  O quizás no sea tanto “intrusismo” , como una falta de (re)conocimiento de la profesión. No es tanto un problema de que gente que busca empleo vaya a dónde hay una posible oferta. Es más un problema de las ofertas que se hacen, incluso las propias administraciones, que no tienen en cuenta que hay un perfil específico, educadora/educador social,  para cubrir determinados puestos de trabajo.

A esto se suma una legislación europea que con la excusa de “fomentar la competencia” puede poner en peligro la posibilidad de regular muchas profesiones. Por eso desde el Consejo y desde los Colegios de educadoras/es Sociales se ha iniciado una campaña para solicitar que la nuestra sea una “profesión regulada”.

Aunque, como referí más arriba, si somos capaces de mantenernos como profesión abierta, en constante búsqueda de propuestas/respuestas a las diversas situaciones que la realidad plantea, creo que iremos ampliando nuestra presencia en la sociedad y consolidando nuestra identidad.

5. ¿Qué mejorarías de la formación que recibimos los educadores sociales?

También aquí depende mucho de la  comunidad autónoma  que consideremos.

Hace ya años comenté con el decano de una de las facultades de educación de Galicia que el problema de la nuestro sistema universitario que es prima  el no “haber salido nunca de la escuela”.

Otro problema en Educación Social es que sigue pesando mucho una pedagogía escolar. De hecho, cuando replantea cualquier problema (sexualidad, accidentes, convivencia, …), uno de los primeros pensamientos es “hacer una asignatura…”

 Creo que esto irá cambiando con los años a medida que educadoras y educadores (ya empieza a haber educadoras y educadores sociales doctoras y doctores) tengan un mayor acceso a la docencia.

6. La idea de estas entradas es la de visibilizar un poco el perfil y la figura del educador social ¿algo que quieras contar?

Primero agradecer iniciativas como esta que van en esa linea de dar visibilidad a nuestra profesión.

Creo que lo más importante es que todas y todos nos impliquemos en este esfuerzo. Escribiendo más acerca de lo que hacemos, participando más en la construcción de la profesión.

Tenemos que salir de la queja constante, arremangarnos y ponernos a la faena.